Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
NO FUNCIONA

Obras en la calle de Balmes

Hay un tramo de la calle de Balmes de Barcelona en obras. El objetivo es más que loable: ampliar las aceras y reducir el espacio del coche. Bien está: con la de bicis y motos que circulan por las aceras, o se amplían o no caben todas. Las obras se están haciendo, de momento, entre las calles de Provença y Aragó, en el lado plaza de Espanya. El otro lado se hará más tarde. El resultado final será que Balmes perderá un carril para el tráfico rodado y las aceras serán más anchas. No en toda la calle: sólo entre Diagonal y Aragó porque el Consistorio no tiene dinero para seguir la obra de Aragó a Pelai, que es donde empieza Balmes, y mucho menos desde Diagonal hasta la plaza de Kennedy.

Las obras están bien programadas: se empieza el corte por el final para ir adaptando la calle al tráfico progresivamente. ¿Cuál es, pues, la queja, más allá de que la mejora sólo afecte a un tramo? La formula la lectora L. V. y hace referencia a la falta de señalización. La normativa municipal impone que se informe a los ciudadanos del motivo de la obra, la fecha de inicio y la prevista del final. La lectora insiste en que no hay carteles. El Ayuntamiento muestra que la lectora no tiene razón: hay un cartel en Diagonal-Balmes y otro en Aragó. El único problema es que la lectora acostumbra a entrar en Balmes por una calle situada entre Diagonal y Provença y, claro, no puede ver carteles que están en otra parte. Lo mismo ocurre con Aragó: pueden verlo quienes circulen por esta vía, pero no los que bajen por Balmes, porque está al revés de la circulación. A eso se le llama pensar en el usuario. Por cierto, las obras deben terminar en febrero. A ver si es verdad.

Para quejas sobre las administraciones y empresa públicas, pueden dirigirse a catalunya@elpais.es a la atención de Francesc Arroyo.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de mayo de 2009