Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:INTERNET

LA VENGANZA DEL ZORRO

El imperio del Explorer declina. La culpa es de un navegador web llamado Firefox. Intuitivo, gratuito y seguro, extiende imparable su influencia. Hablamos con su creador.

ANTES de los programas que permiten visualizar la información que contiene una página web, los llamados navegadores, Internet era un mar sin brújula, una ciudad sin ley. Pero en 1993 apareció Mosaic y se hizo la luz. Su creador, Marc Andreessen tenía 22 añitos cuando lo inventó y puso la Red al alcance de todos. Con ese software bastaba teclear una dirección para que saliera en pantalla. En 1995, Andreessen daría su primer pelotazo puntocom con Netscape Navigator. La gente compraba ese programa en las tiendas. Pero tres años después, Microsoft se hizo con todo el pastel. ¿Cómo? Regalando su Explorer e incluyéndolo en sus sistemas operativos. La e, el logo del navegador, acabó instalada en el 95% de los ordenadores. Y Netscape tuvo que cerrar el chiringuito.

"La comunidad de voluntarios escribió el 40% de Firefox 3"

Mike Shaver vivió aquella debacle. "Fue triste ver cómo el mercado daba ese giro brutal. Microsoft mejoró cosas con su Explorer. Pero no era juego limpio. Se tiró cinco años sin renovar el servicio. Con el monopolio de Windows, no había forma de hacerse un hueco y mejorar la Red", afirma. Pero Shaver y otros ex empleados de Netscape no se quedaron de brazos cruzados. Prepararon su venganza con la Fundación Mozilla. Y en 2004 se la sirvieron bien fría a Bill Gates: lanzaron productos de código abierto (que los usuarios pueden personalizar) como el servicio de correo Thunderbird y el navegador Firefox. Rápido, seguro, intuitivo y gratuito. Una joya que despierta pasiones y moviliza a las masas. Enjuto Mojamuto, de Muchachada nui, es fan. Y los protagonistas de la serie I. T. Crowd (Los informáticos), también. Más de ocho millones de usuarios se descargaron su versión 3 en 2008. Todo un puñetazo en la cara de Explorer y un récord Guinness. El programa, que tiene un ventajoso acuerdo publicitario con Google, está instalado en un 22% de los ordenadores del mundo, aunque en Europa roza el 30%. Y no para de robarle cuota de mercado a Microsoft. Mike Shaver lo sabe. Este canadiense de 32 años, orgulloso padre de una niña y un zorro (el logotipo de Firefox), estuvo en Madrid la semana pasada, en el Congreso World Wide Web.

EP3. Google ha lanzado Chrome, ¿Ha empezado la guerra de navegadores?

Mike Shaver. Mozilla ha probado que se puede influir en la Red con una herramienta de código abierto. Es normal que Google, con buena parte de su negocio basado en Internet, quiera entrar en el juego. Chrome, como Safari [el navegador de Apple], es una gran tecnología. Cuanta más gente mejore la Red, mejor para todos.

EP3. Pero si vuestras ganancias vienen de Google, ¿no os preocupa que Chrome os robe parte de vuestros ingresos? El contrato acaba en 2011…

M. S. Nuestra relación es independiente de Chrome. Si miras los datos de Firefox verás que ha seguido creciendo en número de usuarios tras el lanzamiento de Chrome. Nuestra comunidad jamás estuvo tan unida. No nos ha dañado el lanzamiento.

EP3. Sois un híbrido: Mozilla es una fundación sin ánimo de lucro que genera beneficios con la publicidad. Al ser un programa de código abierto, muchos voluntarios modifican el software. Un poco caótico, ¿no?

M. S. Es vital involucrar al usuario. Por eso el navegador está en más de 50 idiomas distintos. También en euskera, gallego y catalán, por cierto. La comunidad de voluntarios escribió el 40% de Firefox 3. Algunos cobran y otros no. Tenemos colaboradores repartidos por todo el mundo y nuestros ingenieros a veces salen del grupo de voluntarios. Pero hemos ampliado mucho el equipo fijo. Así controlamos mejor los cambios propuestos.

EP3. Vuestro presidente, John Lilly, afirmó en una entrevista que los estadounidenses usaban Firefox porque era cool, no porque fuera una organización de fin social…

M. S. Creo en un navegador de código abierto que los programadores puedan mejorar continuamente. Y en un sistema basado en el beneficio de la sociedad. Pero si los usuarios instalan Firefox porque es un buen software, me parece bien.

EP3. Dedican mucho tiempo a sus logotipos, iconos, camisetas, chapas, etcétera. ¿Por qué cree que es tan importante?

M. S. Hay que pulir la imagen. Es lo primero que se ve. En Firefox 3.5, que incluirá unos 6.000 cambios, estamos simplificando los iconos. ¡La gente pasa seis o siete horas diarias mirando esos botones!

EP3. ¿Cuánto sacáis del merchandising?

M. S. No estoy seguro… pero todo va a las arcas de la fundación. Es muy útil. No tenemos un gran presupuesto de marketing, así que es genial que los usuarios se encarguen de difundir el producto con camisetas, pegatinas o chapas. Lo hace viral.

EP3. Dicen que los creadores son skaters, con el pelo largo, tatuajes, que les gusta la música independiente…

M. S. [Risas]. Así es… Yo no suelo llevar corbata. Pero me ha tocado para la conferencia. La mayoría de los empleados están en Mountain View (California). Son jóvenes y creen en el bien común de la Red. Comparten una visión bastante hippy. Para ellos, los programas propietarios son un error porque van contra natura de Internet. Y su filosofía se extiende.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de mayo de 2009