Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

La OMS rebautiza la gripe para salvar al sector porcino

Gripe H1N1: ese es el nuevo nombre que eligió ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS) para referirse a la gripe causada por ese virus. La OMS rebautiza la enfermedad para evitar la palabra porcina y salvar a ese sector cárnico de un derrumbe. En España, el Ministerio de Sanidad decidió el miércoles empezar a llamarla "nueva gripe", siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea. "Decidimos llamarla nueva gripe para no tener un efecto negativo sobre nuestra industria", aseguró el miércoles la comisaria de Sanidad de la CE, Androulla Vassiliou, recordando que la carne de cerdo "es segura cuando está cocinada".

La Unión Europea es el primer exportador mundial del sector porcino. España es el cuarto país del mundo en producción de carne de cerdo, con tres millones de toneladas anuales, sólo detrás de China, EE UU y Alemania, según la Asociación de Industrias de la Carne en España (AICE). Este sector recuerda que esta gripe no tiene que ver con el consumo de carne, como en el caso de las vacas locas o la gripe aviar. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), aplaude el cambio de nombre. "Hemos trasladado al Ministerio de Agricultura que nos parecía injusta la denominación de 'gripe porcina', porque no afecta a los cerdos", asegura Miguel Padilla, portavoz de la coordinadora.

Por ahora, los mercados no parecen haberse resentido: "La gente sigue comprando la carne, pero de un día para otro... El miedo es libre", contesta una carnicera en un puesto de abastos de Madrid.

En la UE no hay unanimidad sobre el nombre de la enfermedad. Mientras la Comisión recomendaba el cambio, la República Checa, presidencia de turno de la UE, convocaba ayer a los ministros de Sanidad a una reunión para tratar "la gripe porcina".

Tampoco Francia sigue hasta el momento el consejo de Bruselas, y se refiere a la gripe como "la epidemia de infecciones respiratorias graves en México", o como "nueva gripe, llamada porcina". México, el país más afectado, mantiene la denominación de "influenza porcina".

EE UU fue el primero en referirse a la enfermedad como "gripe H1N1", para no transmitir la noción de que el virus es contagiado por los cerdos. Su poderosa industria cárnica también da buenas razones para ello. Sin embargo, algunos países han tomado ya medidas para limitar la entrada de carne de cerdo. Lo han hecho China, Filipinas, Nicaragua o Egipto; este último ha iniciado el sacrificio de miles de animales en las granjas. Mientras, la FAO, menos drástica, recomendaba ayer "mantener el control sobre las granjas porcinas".

A pesar de ello, rebautizar la gripe no es baladí. El mal de las vacas locas, detectado en España en 1996, se saldó con pérdidas en el sector de unos 10.000 millones de pesetas mensuales. A pesar de la seguridad que se ofrecía en los mercados, el nombre no ayudaba.

No es el primer debate que se produce en torno al bautismo de un virus. Un hantavirus, aislado en Madrid (Nuevo México) tomó el nombre inicial de esta localidad. La mala prensa para ese Madrid hizo que pasara a denominarse oficialmente "el virus sin nombre".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de mayo de 2009