Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad cierra su línea de información sexual gratuita por falta de pago

La Comunidad debe 36.000 euros a la ONG que atiende el número 900

Al marcar el 900 706 969 saltaba una locución: "Hola, estás llamando al teléfono de información sexual para jóvenes de la Consejería de Sanidad en colaboración con la Asociación de Planificación Familiar de Madrid (APFM). El horario de atención es...". Un número gratuito que aclaraba dudas sobre sexualidad, el uso del preservativo y otros métodos anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual, embarazo, e incluso informaba sobre centros de atención sexual a donde acudir. El lunes dejó de funcionar. La ONG que prestaba el servicio ha tenido que despedir al personal que atendía la línea. No podían seguir pagándoles. La Comunidad les debe 36.860 euros.

"Vamos a seguir atendiendo la línea como podamos, porque creemos que es necesario que siga", decía Ana García, de la APFM, hace unas semanas. No ha podido ser. Después de varios avisos a Sanidad, el último de ellos el 8 de abril, lo único que suena al marcar el 900 70 69 69 es un tono de llamada. Nadie contesta. Una persona atendía la línea entre semana (lunes, de 10.00 a 13.00 y de 16.00 a 20.00, y de martes a viernes, de 16.00 a 20.00) y otras cuatro los fines de semana, cuando el horario se ampliaba 10.00 a 22.00 y había más llamadas. Al tratarse de consultas telefónicas, el anonimato y la confidencialidad estaban garantizados.

La región lidera la tasa de abortos en España, con 16 interrupciones voluntarias del embarazo por cada 1.000 mujeres en edad fértil. La media de todas las comunidades es de 11,49, según los últimos datos disponibles en el Ministerio de Sanidad, de 2007. No es el único dato que deja en mala posición a Madrid. Al comparar, por ejemplo, la utilización de los centros de planificación familiar, la región queda por debajo de la media. El 59% de las mujeres que abortaron en 2007 en España no habían visitado un centro de planificación. En Madrid, ese porcentaje sube hasta el 73%.

La línea, a la que dirigía el teléfono 012 cuando se solicitaba cualquier información relacionada con sexualidad, la atendían profesionales licenciadas en psicología con formación en sexología o sexualidad y experiencia en educación y asesoramiento a personas jóvenes. Multitud de páginas web de la Consejería de Sanidad remiten a este número para recibir información. En el último año el teléfono atendió 4.549 llamadas, según datos de la asociación.

En la Comunidad de Madrid, el 73% de las mujeres que abortan no han ido a un centro de planificación. La razón es simple. No los hay. Al menos, públicos. La Comunidad no dispone de centros de planificación familiar propios. Los que tenía han ido cerrando en los últimos años. Esa competencia, aseguran desde la Consejería de Sanidad, la han asumido los centros de atención primaria y los profesionales que trabajan en ellos.

Al mismo tiempo, las ayudas que el Gobierno destina a educación sexual y anticoncepción son irrisorias. Una de las más altas que concedió el año pasado fue precisamente para que la APFM pudiera costear los gastos del Centro Joven de Anticoncepción y Sexualidad de Madrid, en la calle de San Vicente Ferrer, una consulta gratuita de atención sexual para jóvenes que cuenta con médicos y educadores en su plantilla. Su subvención fue de 41.335 euros.

Contrato finalizado

A pesar de estar gestionado por una ONG, los centros de salud del Sermas suelen derivar pacientes a San Vicente Ferrer, por ejemplo, en caso de que necesiten la píldora del día después, ya que en muchas de sus consultas no se receta. El Gobierno de Aguirre destina cantidades más altas a otras entidades, como la organización antiabortista Adevida. Este año, recibirá más de un millón de euros a repartir con Villa Norte, una red de residencias dirigida por religiosas.

La APFM gestionaba la línea 900 desde el año 2000. El último contrato lo firmó en marzo de 2006. Ya había expirado, pero "la Consejería nos pidió que no lo suspendiéramos a la espera de poder renovarlo", explica García. Sanidad da otra explicación. "El contrato ha finalizado. Estamos en fase de análisis para redefinir nuestra estrategia de información en sexo seguro", aseguró la directora general de Atención Primaria, Patricia Flores. El teléfono gratuito, de momento, "no va a continuar". Flores afirmó que "se pagará lo que se debe".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de mayo de 2009