Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez ve plagio en 'La Cruz de San Andrés' de Cela

El Constitucional reabrió en 2006 un caso que ha sido archivado dos veces

Más de 10 años después de que la escritora María del Carmen Formoso se querellara contra Camilo José Cela, una juez de Barcelona ha resuelto que existen indicios racionales para considerar que se cometió un delito contra la propiedad intelectual en la elaboración de la novela La Cruz de San Andrés, ganadora del Premio Planeta de 1994.

La juez argumenta su decisión en dos motivos. Por un lado, que Carmen, Carmela, Carmiña (Fluorescencia), la obra de Formoso, fue presentada el 2 de mayo de aquel año y que la obra ganadora del premio literario se presentó el 30 de junio, el último día de plazo. Por otro, que el informe pericial elaborado por Luis Izquierdo, catedrático de Literatura Española de la Universidad de Barcelona, "concluye que se trata de un supuesto de transformación, al menos parcial, de la obra original" en la novela ganadora de Cela.

El auto afirma que Planeta facilitó la obra al Nobel para que la transformara

De ello se deduce, en opinión de la juez, que La Cruz de San Andrés "presenta tantas coincidencias y similitudes" con la obra de Formoso "que para realizar tal transformación la novela de la querellante hubo de ser necesariamente facilitada" a Cela "para que, tomándola como referencia o base, hiciera lo que el perito denomina aprovechamiento artístico" de aquélla. De esa manera, añade la juez, la obra de Formoso fue "transformada" por Cela "en una obra estéticamente diferente, con el sello propio de su autor, que presentada al mismo certamen literario resultaría premiada".

La causa que tramita el Juzgado de Instrucción número 2 de Barcelona se sigue únicamente contra José Manuel Lara Bosch, consejero delegado del grupo editorial Planeta, al que se considera presunto coautor del delito de plagio. Lara ya declaró como imputado en esta causa en 2001, al igual que Cela, antes de fallecer en 2002.

El caso judicial arrancó en 1998, pero sufrió diversos avatares hasta que en 2001 fue admitida a trámite la querella de Jesús Díaz Formoso, hijo y abogado de la autora. Desde entonces, el juzgado ha archivado la causa en dos ocasiones, pero en enero de 2006 el Tribunal Constitucional concedió el amparo a Formoso y ordenó una nueva reapertura. Después de esa decisión judicial, la juez encargó un segundo informe pericial mucho más detallado para que Luis Izquierdo respondiera a 65 cuestiones muy concretas sobre la similitud de diversos párrafos de ambas obras.

A partir de ese segundo informe, la fiscal del caso, Raquel Amado, se leyó las dos novelas y reclamó a la juez el archivo del caso, al entender que entre ambas obras existe "una radical diferencia" que le lleva a "descartar contundentemente" la posibilidad de que se hubiera cometido un delito de plagio. La fiscal también razonaba que las técnicas narrativas y el aspecto estructural entre una y otra novela son "radicalmente diferentes". Así, en la obra de Formoso aparece un único "narrador omnisciente", que efectúa en tercera persona un "relato lineal y cronológicamente ordenado, con un lenguaje realista y descriptivo". En la novela de Cela, los narradores son dos y en primera persona, y se utilizan "técnicas de fragmentación, condensación, simultaneidad y alteración cronológica de las secuencias narrativas".

La decisión judicial ha sido recurrida por la editorial Planeta ante la Audiencia de Barcelona, que ahora puede confirmarla o revocarla. Si la confirmase, la juez abriría juicio oral. Si no, quedaría archivado de nuevo, a la espera de posibles nuevos recursos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de abril de 2009