Un plan contra el derroche

El Gobierno planea que cada edificio tenga un gestor para ahorrar energía

El borrador de la Ley de Eficiencia y Renovables implica a las comunidades de vecinos - Las grandes empresas deberán contar con transporte colectivo

El Gobierno planea que las comunidades de vecinos de edificios de más de 1.000 metros cuadrados útiles tendrán que designar un "gestor energético" que siga mensualmente "el consumo de energía del edificio" y que a final de año realice un informe sobre el consumo de energía y la emisión de CO2 "para detectar desviaciones" y proponer mejoras de la instalación del edificio. Ésta es una de las medidas con las que trabaja el Gobierno para la Ley de Eficiencia Energética y Energías Renovables y así consta en un borrador de la ley, al que ha tenido acceso EL PAÍS.

La norma adapta el objetivo acordado por la UE de que en 2020 el 20% de la energía deberá ser de origen renovable (en 2007 fue el 7%). Otro objetivo es que en 2020, el 10% de los carburantes tendrán que ser de origen verde (un 1,8% el año pasado). Estas son algunas de las medidas en estudio, y que pueden sufrir cambios, ya que en la redacción del borrador hay implicados varios ministerios aunque el que lidera el trabajo es el de Industria.

El texto prohíbe que la iluminación de las calles se pierda hacia el cielo

Las autoescuelas deberán enseñar una conducción ecológica

- Ahorro en edificios. Una de las ideas con la que el Gobierno prepara la ley es que las comunidades de vecinos "designen un gestor energético al objeto de optimizar los consumos de energía de sus instalaciones". Este gestor -puede ser el administrador de fincas si se especializa o una "empresa de servicios energéticos"- deberá presentar cada año el gasto en energía del edificio (caldera, luz...) y ver las posibilidades de ahorro. Además, deberá establecer un horario de funcionamiento de los equipos que consumen energía que tenga en cuenta el horario laboral y los fines de semana, para evitar que la calefacción funcione a toda máquina desde octubre a mayo.

El texto fija también que los edificios deberán tener sistemas "de control que permitan ajustar el encendido a la ocupación real, así como de un sistema de regulación que optimice el aprovechamiento de la luz natural".

El potencial de ahorro energético en los edificios es enorme, hasta un 60% en los más antiguos y peor aislados, y, según los expertos, la inversión se amortiza en pocos años.

Desde que Miguel Sebastián asumió la cartera de Industria ha fijado el ahorro energético como una de sus prioridades. Industria ha anunciado que limitará la temperatura en los edificios públicos, incluidos locales comerciales y de ocio, a 21 grados en invierno y a 26 en verano si se usa el aire acondicionado.

La figura del "gestor energético" coincide con la intención de Industria de impulsar la creación de "empresas de servicios energéticos", firmas que asesoren a empresas y edificios para ahorrar energía y fomentar las renovables y que cobrarían en función de lo que consigan ahorrar.

- Sin luces al cielo. La orientación de nuevas calles y edificios deberá "garantizar el soleamiento y minimizar la demanda energética para calefacción y refrigeración". La iluminación de las calles deberá restringirse a la zona que se quiere iluminar y la norma limitará las "emisiones luminosas hacia el cielo". La contaminación lumínica no sólo empobrece el cielo sino que supone un desperdicio de electricidad, un gasto inasumible en un país que importa más del 80% de su energía.

- En grupo al trabajo. Las empresas o polígonos con más de 200 empleados deberán tener un plan de transporte para "disuadir sobre el uso individual del coche". La medida afecta a "empresas o áreas de actividad (polígonos industriales, parques empresariales, comerciales...)" que también deberán "facilitar el acceso peatonal, en bicicleta y en transporte público, colectivo o compartido, tanto de los empleados como de los clientes y visitantes".

- Planes de movilidad. Las ciudades de más de 25.000 habitantes (o que prevean alcanzar esa cifra en 10 años) tendrán que tener planes de movilidad para favorecer el transporte público. También deben incluir estas medidas de movilidad los nuevos planes urbanísticos.

El Gobierno, según este texto, hace una alambicada mención a los peajes (u otras formas de cobro por el uso de autovías) al afirmar que estudiará si compensa instaurar "posibles sistemas de pago por el uso de infraestructuras de transporte por carretera que contribuyan a acelerar el cambio hacia otros modos de transporte" con atención a que no afecte a la competitividad.

La estrategia de movilidad sostenible de Medio Ambiente contempla la creación de peajes urbanos para fomentar el transporte público, pero siempre que algún texto ha sugerido instaurar impuestos para racionalizar el consumo de energía ha sido corregido. Así ocurrió con el borrador del programa electoral del PSOE, que contemplaba un impuesto de un céntimo de euro por cada litro de gasolina para combatir el cambio climático y que fue fulminado nada más hacerse público.

- En las autoescuelas. Este borrador de la ley contempla que las autoescuelas enseñen "técnicas de conducción eficiente" para obtener el carné y para recuperar los puntos perdidos. Se trata de conducir con marchas largas y evitar los frenazos, que puede ahorrar hasta un 20% del combustible. El texto deja abierta la posibilidad de que se incluya entre las materias de la enseñanza.

- Ahorro en el sector público. La Administración debe dar ejemplo y ahorrar un 9% en 2010 y un 20% en 2016, según las ideas que se manejan para la ley. En cada edificio público deberá haber un gestor energético. Cada plan de la Administración deberá llevar una memoria energética.

El Gobierno ya limitó la temperatura en los edificios públicos pero ni el Congreso de los Diputados pareció respetar aquella limitación. El verano pasado Sebastián acudió sin corbata al Congreso para dar ejemplo y lamentó el frío que impera en el hemiciclo en pleno verano.

- Arquitectura. Para la construcción de nuevos edificios el borrador establece que se deberá "evaluar diferentes alternativas de diseño urbano para garantizar un aprovechamiento máximo de la luz solar en las edificaciones evitando sombreamientos". Sólo con la correcta orientación hay un gran potencial de ahorro.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de abril de 2009