Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La remodelación del Ejecutivo | Cultura

La designación de González-Sinde, un guiño al cine

Su nombramiento despierta fuerte rechazo entre los internautas

La llegada de Ángeles González-Sinde a la Plaza del Rey, sede del Ministerio de Cultura, viene a ser un trasunto del viaje a la luna. Y no porque su designación sea obra de un lunático, sino porque el Ministerio de Cultura es un muy otro planeta que la Academia del Cine, donde hasta ahora vivía la feliz nueva ministra.

Brillante, entusiasta e intuitiva como es la mujer que sustituye en el cargo a César Antonio Molina, sabe seguro que la Cultura, no es sólo cine, y ya (desde ayer a mediodía, cuando la noticia cayó como una bomba) hay muchos pensando cómo esta madrileña, nacida en 1965, va a afrontar el ancho y proceloso mundo de la gestión cultural, con su intransferible mezcla de caballerosidad en las formas y cuchilladas en el fondo.

Se enfrenta a retos como la propiedad intelectual o la ley de la música y teatro

Es indescifrable saber cuáles son, a priori, las credenciales que figuran en la hoja de servicios de esta licenciada en Filosofía y Letras para poder hacer frente a las batallas en el campo de la política museística, los archivos, la propiedad intelectual, el mecenazgo y las exenciones fiscales en materia cultural, la revolución editorial, el negocio cultural en Internet, la ley de la música y del teatro, la piratería, la gestión de los derechos de autor y la acción cultural española en el exterior...

Es cierto que la Cultura no es sólo cine, pero el cine no es sólo cultura, sino también un multimillonario (o multimillonariamente deficitario) negocio. Eso lo sabe también Ángeles González-Sinde. No en vano la autora de aquel guión de 1997 titulado La buena estrella ha pululado por todas las recientes guerras en torno a la nueva Ley del Cine.

La última la libró la semana pasada. González-Sinde acudió a la reunión convocada en el Ministerio de Cultura, en la que productores, distribuidores y directores abroncaron al hasta ahora ministro César Antonio Molina. Entre otras cosas, se habló de una norma que el sector -tan sorprendido como satisfecho al tener como ministra a una persona de la familia- viene contemplando como coja, al no haberse publicado aún en el BOE el decreto que ha de desarrollarla. La Asociación de Internautas, gran batalladora de esa ley, no celebró en absoluto el nombramiento. En foros y en un comunicado oficial, lamentó una designación con la que Zapatero "rema en dirección contraria a la sociedad de la información", pues González-Sinde ha tenido un destacado papel en la lucha contra las descargas. Su nombramiento generó ayer una fuerte reacción de descontento entre los internautas, que ven en esta designación el intento definitivo del Gobierno para mutilar las descargas en Internet.

Una ministra con dos 'goyas'

- Ángeles González-Sinde es titular de Cultura. Desde 2006 ha presidido la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Es hija del cineasta José María González-Sinde, el primer presidente que tuvo la Academia de Cine. Ex presidenta de ALMA, la asociación de autores literarios de medios audiovisuales.

- Acumula dos premios Goya: uno por el guión de La buena estrella, escrito junto a Ricardo Franco, y otro por la dirección novel de La suerte dormida. Este año ha sido candidata al Goya por el guión de su segundo largometraje como directora: Una palabra tuya.

- Es coguionista de Siete minutos, comedia que se estrena la próxima semana en el Festival de Málaga. Ha colaborado en el guión de Mentiras y gordas, el último filme de Alfonso Albacete y David Menkes.

- Zapatero dijo ayer: "Es idónea para afrontar las enormes posibilidades de la cultura española".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de abril de 2009

Más información