Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Cercas aborda el 23-F en su nuevo libro

'Anatomía de un instante' aspira a hacer más comprensible el golpe

Tras escribir la novela de referencia sobre la Guerra Civil, Javier Cercas se atreve ahora nada menos que con el 23-F. Anatomía de un instante (Mondadori), su nuevo libro, que sale a la venta el 8 de abril, aspira a algo engañosamente tan sencillo como hacer comprensible el golpe de Estado de 1981. Para Cercas, lo más impresionante de aquella fecha y algo que invita a la reflexión es la "pasividad general". También opina que el 23-F no fue en absoluto "de opereta". "Ésa es la trola más grande, de opereta nada de nada, y estuvo a punto de salir bien".

La obra parte, y de ahí el título, del momento en que empieza la ensalada de tiros en el Congreso, de ese instante en que sólo tres personas (de los buenos) quedan de pie en el hemiciclo: Suárez, Gutiérrez Mellado y Carrillo. Cercas se pregunta y analiza las razones de cada uno de ellos para mantener esa actitud.

"Quiero que entiendan lo que pasó un chino y un español de 18 años"

"El 23-F fue en buena parte un golpe contra Adolfo Suárez"

"Fue muy difícil entrar en el 23-F", explica Javier Cercas. "Lo complicado es elegir qué cuentas, ¡con todo lo que hay! Te metes en el 23-F y te desborda. Es una tremenda floración arborescente de historias, leyendas, ficciones".

El escritor explica que empezó queriendo escribir una novela. "De hecho, la escribí, tengo un borrador. Pero me di cuenta de que la realidad del 23-F me aplastaba, literalmente. Ocurre algo semejante con el 11-S: todos, incluso los mejores, como Don DeLillo, han fracasado al tratar de escribir una novela. La realidad tiene tal fuerza dramática, tal potencia simbólica que resulta avasalladora. Hay otra razón para que eligiera la no ficción: al meterme ahí, vi que me importaba más la realidad". Así que Anatomía de un instante es no ficción. "Es una mezcla de ensayo, crónica, con estructura inevitablemente novelesca. Parte de la novela que hice y dejé, pero no hay ficción. No invento nada. Pero sí hay procedimientos novelescos, hay leitmotiv, ritornellos, cambios de punto de vista, hechos contados desde tres perspectivas distintas, hipótesis, cosas en fin que no son propias del ensayo, que sin ser ficción lo acercan a la estructura novelesca".

El núcleo del libro, de 430 páginas, es ese instante del título. "Esas tres personas que no se tiran al suelo son en cierta manera los protagonistas. ¿Por qué no se tiran ellos y todos los demás sí? y, sobre todo, ¿por qué no se tira Suárez? Para explicar eso necesito todo el libro. A partir de ese instante, ampliando y ampliando, intento explicar el golpe y la transición".

Cercas insiste en que su intención es "muy modesta", no obstante: "Que se entienda el golpe, que lo entiendan un chino y un español de 18 años. Eso yo creo que no se ha hecho. Yo no lo entendía cuando me lo explicaban. He querido que sea como un thriller, aunque sepamos el final. También sabemos el de Guerra y paz, y perdón por la comparación".

El escritor ha empleado tres años en el libro, ha leído un montón (descubriendo que los libros de los partidarios del golpe o los propios golpistas son muy reveladores "si los sabes leer"), ha investigado y ha entrevistado a numerosos testigos. Desde el comandante Pardo Zancada, "un tipo que no se esconde, que asume, a diferencia de la mayoría, lo que hizo" y al que se le concede bastante protagonismo ("su libro es imprescindible"), hasta algún humilde y asustadizo recluta PM convertido en golpista a la fuerza.

"No tengo la pretensión de descubrir nada nuevo, pretendo interpretar el 23-F, entenderlo, ir contra el cliché. No es el libro de un investigador ni de un historiador, aunque hay elementos que sorprenderán. Me ha llamado la atención que mucha gente no ha querido que mencionara sus nombres, ¡a estas alturas! También, lo selectiva que es la memoria: tengo dos versiones distintas de dos protagonistas de donde se firmó exactamente el Pacto del Capó". Cercas subraya la sorpresa que da leer la prensa del momento. "Refleja muy bien el clima social y especialmente político que facilitó el golpe. Ves que aquellos tipos que lo dieron eran los culpables concretos y había que juzgarlos por ello, pero que las circunstancias les pusieron las cosas muy fáciles. Eso se ve muy bien en la prensa". Por eso, Cercas dedica un capítulo a "la placenta del golpe", que "lo propició", y estaba formada, dice, por mucha gente, "políticos, periodistas, miembros de la clase económica". "Ahora todos idolatramos a Suárez, pero entonces no había nadie tan vilipendiado, masacrado. Suárez es en buena parte el protagonista del libro". Para Cercas, "el 23-F no fue un golpe de Estado contra la democracia, que también, sino contra Suárez".

¿Y qué hacía Cercas aquel día? "En realidad, el libro nace precisamente de un artículo sobre eso que me pidió La Repubblica en 2006. Entonces expliqué que aquel día yo no fui un héroe, ni lo fue nadie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de marzo de 2009