Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La espera en las urgencias de Dénia llega a las 36 horas

El hospital de gestión privada indigna a los pacientes

El malestar por las anomalías en el funcionamiento del nuevo hospital de gestión privada de Dénia sigue creciendo entre pacientes y trabajadores pese a que hace ya más de dos meses que el centro abrió sus puertas. Las esperas en el área de Urgencias han llegado a alcanzar las 36 horas, un día y medio, según un dato que fue revelado por el PSPV y confirmado por los sindicatos, quienes alertan de que ante esta situación muchos usuarios se están marchando a los hospitales de Gandia y la Vila-joiosa o a centros privados.

UGT añade que las hojas de reclamaciones se han agotado, que hay denuncias ante los juzgados "por la pésima atención" y que la Guardia Civil ha tenido que acudir al hospital para apaciguar "la tensión provocada por las denuncias de los pacientes". Esta situación contrasta con el optimismo trasmitido por el consejero de Sanidad, Manuel Cervera, quien llegó a afirmar ante el pleno de las Cortes Valencianas que el centro "es uno de los mejores de España y tarda 15 minutos de media en atender a los usuarios".

Hasta el Ayuntamiento de Dénia, gobernado por el PP, ha tenido que salir al paso de estas declaraciones y se ha ofrecido a tramitar las quejas de los pacientes ante la consejería.

Entre las deficiencias, también se cuenta el hecho de que la lista de cardiología se encuentra cerrada y, por lo tanto, no es posible obtener cita en esa especialidad; que en planta faltan cardiólogos por lo que muchos pacientes son atendidos por internos; y que continúan las carencias de medicinas, material quirúrgico y hasta elementos de aseo. Además, UGT advirtió del "caos organizativo" del centro, cuyo sistema informático no es compatible con el del viejo hospital, por lo que los historiales clínicos no pueden comunicarse.

Los sindicatos aseveran que el traslado de trabajadores del viejo al nuevo hospital se ha realizado "con carácter forzoso" y que el antiguo centro, reconvertido ahora por Sanidad en hospital de crónicos, carece de servicios básicos como neurología o medicina de familia. Por su parte, Marina Salud, la empresa que gestiona el centro, sigue asegurando que los "desajustes se paliarán con el tiempo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 2009