ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 27 de febrero de 2009
Los escándalos que afectan al PP

El PP ataca también a la policía y pide cuentas al ministro del Interior

Los populares dirigen sus sospechas al jefe de la Policía Judicial

El PP sólo ve en la investigación del caso Gürtel una gran conspiración para abatirlo. Y por ello está empeñado en demostrar, como ya hizo con el 11-M, que la justicia, la policía y el Gobierno han actuado en bloque con ese objetivo y no para desentrañar una trama corrupta que toca el corazón del partido de Mariano Rajoy. Ésa es la justificación que ha esgrimido el Grupo Popular para solicitar la comparecencia en el Congreso del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para que explique las actuaciones llevadas a cabo por la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la policía durante la investigación que lleva a cabo el juez Baltasar Garzón.

La petición del Grupo Popular tiene una segunda parte y ya se lo advierte a Rubalcaba. "Esa unidad depende de la Comisaría General de la Policía Judicial, que dirige Juan Antonio González García". Ese mando policial compartió cena con el ex ministro Mariano Fernández Bermejo (del que es amigo desde la juventud) y el juez Garzón en la noche previa a la montería en la que cazaron juntos, episodios que han culminado con la salida de Bermejo del Gobierno. Tanto en esa cena como en la cacería había bastantes más personas, incluidas algunas más relacionadas con el mundo judicial, pero ajenas al caso.

"La trama contra el PP"

Garzón, Bermejo y el comisario: "Ya está cerrado el círculo de la trama contra el PP", proclamó ayer la portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría. Los populares, aunque arremeten contra Garzón, son conscientes de que los informes los realiza la policía; de ahí su interés de buscar también por ese lado, y en la persona de Juan Antonio González, algún resquicio para sembrar la sospecha de que tampoco la policía estaría actuando correctamente. En todo caso, las explicaciones se las piden a Rubalcaba.

Desde el lado del PSOE se contraataca con la "doble vara" de medir que utiliza el PP en torno a las distintas etapas del juez. Cuando sus actuaciones fueron contra miembros del Gobierno de Felipe González, Garzón era un hombre "valiente, con coraje e imparcial", rememora la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, leyendo declaraciones de prensa en 1995 de José María Aznar y Francisco Álvarez-Cascos, entonces números uno y dos del PP. Toda la dirección del PSOE salió ayer en tromba para pedir al PP que pare su ofensiva contra el juez.

Pero no todos los socialistas están dispuestos a defender a Garzón. "Que no se engañen los populares de hoy, Garzón no es de los nuestros: o no es de los míos", afirma Luis Solana, ex presidente de Telefónica y ex director de RTVE, y diputado por el PSOE entre 1979 y 1983. "Muchos socialistas maldecimos la hora en que Garzón y González se conocieron en una finca de Quintos de Mora". También el ex presidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina se refiere a Garzón en su blog. "Los que ahora protestan en el PP son los mismos que antaño aplaudieron con entusiasmo cuando este justiciero metía en la cárcel a los imputados del PSOE hasta que éstos colaboraban con la Justicia, hasta que cantaban la melodía que al juez le gustaba oír, hasta que denunciaban a sus jefes".

Por otro lado, el tesorero del PP, Luis Bárcenas, ha remitido sendas quejas al Consejo General del Poder Judicial y a la Fiscalía General del Estado por la "utilización torcida de las instituciones del Estado" contra él y el PP, que "recuerda los mejores tiempos de la propaganda goebbeliana".

Gabriela Bravo, portavoz del Consejo del Poder Judicial, en rueda de prensa. / ULY MARTÍN

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana