Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La economía europea entra en barrena

El producto interior bruto de la UE cayó un 1,5% en el cuarto trimestre - España es el país que más creció en 2008 entre los cinco grandes de Europa

La recesión se extiende por Europa y alcanza ya al conjunto de la Unión Europea. La actividad económica de los Veintisiete cayó el 1,5% durante el cuarto trimestre de 2008, tras haber registrado una tasa negativa en los tres meses anteriores. En total, fueron 12 los países de la UE que sufrieron una contracción de la actividad económica entre octubre y diciembre pasados.

La situación de la Unión es peor que la de EE UU, que registró una caída menor, del 1%, en el mismo periodo, según los datos de Eurostat, la oficina estadística de la Unión. El panorama internacional podría agravarse aún más si el próximo lunes se confirma la caída del 11,7% del producto interior bruto (PIB) de Japón, la tercera economía mundial, durante el cuarto trimestre del pasado año en tasa anualizada. La cifra procede de la oficina del Gabinete nipón.

La Comisión insta a los Gobiernos a acelerar los planes de recuperación

Alemania registra el mayor descenso de actividad desde la reunificación

El portavoz de la Comisión Europea, Johannes Laitenberger, intentó subrayar la cara positiva de la situación. "Sabemos", dijo, "que la situación es grave, pero tampoco es una sorpresa". En su opinión, la confirmación de estas estadísticas debería alentar a los Gobiernos a "hacer todo lo posible para aplicar rápidamente las medidas de los planes de recuperación europeos y nacionales, que todavía no han producido sus efectos".

El presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, ha precisado que si se tienen en cuenta la acción de los Estados miembros, "el alcance del estímulo fiscal acordado por el Plan Europeo de Recuperación y los estabilizadores automáticos ya en marcha, sería de al menos el 3,3% del PIB durante 2009 y 2010". "Si sumamos a esto la inyección de capital efectuada a los bancos", añadió, "alcanzamos la cifra de 600.000 millones de euros en dos años".

Para darse idea de la fuerza de la crisis quizá baste decir que España es el país que mejor se ha comportado en cuanto a crecimiento económico de los cinco grandes de Europa, tanto en el conjunto del año 2008 como en el cuarto trimestre, si bien la factura en términos de desempleo ha sido mucho mayor.

La crisis golpea especialmente a Alemania, la teórica locomotora de la economía europea, que registró una caída de actividad durante el último trimestre del pasado año del 2,1%, la más intensa desde la reunificación alemana de hace dos décadas. Las economías de Francia y Reino Unido cayeron también significativamente, el 1,2% y el 1,5%, respectivamente, mientras que Italia descendió el 1,8% y España, el 1%. Lituania y Portugal, figuran entre los peor situados, con retrocesos del 2,4% y del 2%, respectivamente.

La portavoz de Economía, Amelia Torres, recordó que "desgraciadamente" las cifras coinciden con las previsiones efectuadas por la Comisión Europea el pasado enero. En este sentido, apuntó que las mismas previsiones indicaban una caída más suave para los dos primeros trimestres de este año del 0,6% y 0,2%, respectivamente. Para Economía, durante el segundo semestre desde este año, debería registrarse un crecimiento neutro o positivo.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, señaló, al presentar las previsiones económicas el pasado mes, que las medidas adoptadas "permitirán que el deterioro de la economía toque fondo este año y se creen las condiciones para una recuperación gradual el segundo trimestre".

Las previsiones de la Comisión se realizaron sobre la base de que, en los próximos dos meses, se logrará normalizar la concesión de créditos. La realidad es que existen todavía serias incertidumbres sobre este aspecto. El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, insistió el pasado jueves que 2009 será "un año excepcionalmente difícil", pero se mostró convencido de que la economía mundial se recuperará en 2010.

La bancarrota de bancos y otras entidades financieras, que estalló en agosto de 2007 en Estados Unidos y ha sido el desencadenante de la actual crisis económica mundial, no ha tocado fondo aún. Erkki Liikanen, consejero del BCE, expresó sus dudas sobre la recuperación al periódico finlandés Taloussanomat. "Yo no diría", dijo Liikanen, "que lo peor ya ha pasado, aunque en algunas partes de los mercados financieros se han empezado a ver mejoras". En su opinión, "la crisis económica parece durar más y extenderse". En la misma dirección se expresó John Varley, director general de Barclays. Varley manifestó el pasado jueves, en una comparecencia ante la Comisión de Finanzas de la Cámara de los Comunes, que los mercados aún no habían tocado fondo y que "los precios de los activos debían conocer todavía algunas bajas".

Estos pronósticos negativos coinciden con ciertos datos económicos, como los que revelan la profundización de la crisis en el sector del automóvil. El pasado enero, las ventas de vehículos en Europa descendieron un 27%. También la producción industrial de diciembre experimentó un retroceso del 11,5% respecto al mismo mes del año anterior. Las caídas de producción más intensas se registraron en Estonia (20,7%); España (19,6%) y Suecia (18,4%).

A pesar de este comportamiento industrial tan negativo, el Indicador del Sentimiento Económico de la Unión Europea, moderó la intensidad de su descenso el pasado enero con una caída de 3,3 puntos. La moderación en el deterioro se interpreta por los analistas más optimistas como una indicación de que en algunas actividades la recesión podría tocar fondo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de febrero de 2009