ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 13 de febrero de 2009
Reportaje:Apuntes

¿Pero qué son los préstamos renta?

El movimiento anti-Bolonia los ha demonizado - Los beneficiarios los usan para estudiar el master oficial y para independizarse - En un año, los han suscrito 577 alumnos valencianos

MAGDA R. BROX Valencia 13 FEB 2009

El movimiento anti-Bolonia ha puesto en su diana los préstamos renta. Suponen, afirman, una "hipoteca para poder costear los estudios". Pero, ¿en qué consisten exactamente? Los Préstamos Renta Universidad es un programa del Gobierno para financiar los postgrados oficiales (adaptados al Espacio Europeo de Educación Superior). Se implantaron el año pasado, son préstamos a 20 años, sin comisiones ni intereses, por un importe máximo de 34.800 euros. En principio, sirven para cursar un master, pero los beneficiarios los usan también para independizarse e incluso para comprarse un coche.

Aquellos que lo soliciten este curso, empezarán a devolverlos a los cinco años de su concesión (el curso pasado era a los dos), con un plazo de amortización de 15 años (antes era de ocho). Si transcurrido el período de cinco años, el beneficiario no alcanzara los 22.000 euros de renta, puede solicitar que se le retrase el pago hasta 10 años más. Y existe la posibilidad de condonarlo casos extraordinarios (el curso anterior la deuda se daba por extinguida si a los 15 años no se superaban los 22.000 euros al año). Juanjo Ramón, hijo de banquero, licenciado en Psicología, y beneficiario, ha calculado que, sin agotar las posibilidades de demora, devolver los 28.800 euros que le han concedido le supondrá 160 euros mensuales. "Menos de lo que pago de coche", indica el titulado, que ya se ha independizado. Estas ayudas son aprovechadas por muchos titulados porque, a diferencia de las becas de estudios, no se valoran la renta, la situación laboral o las notas del solicitante.

"Me cubrió el master y 800 euros al mes mientras lo estudiaba"

En los países anglosajones este modelo de ayudas se institucionalizó hace años, pero tanto allí como en otros países europeos, lo normal es pagar intereses, según se expuso en la reunión mantenida por instituciones académicas y bancarias en Luxemburgo a finales del pasado mes de enero.

El curso pasado más de 3.6000 personas, entre las cuales había 557 valencianos, se beneficiaron de la primera convocatoria de préstamos renta del Ministerio de Ciencia e Innovación. La Comunidad Valenciana se convirtió en la tercera receptora de todo el Estado. En total, se otorgaron 50 millones de euros, de los que 6,7 se repartieron entre titulados valencianos. Este año el Gobierno ha triplicado la cantidad y financia los préstamos con 150 millones de euros. También se ha incrementado la cuantía máxima. Un titulado, por cursar un master universitario en España recibía como máximo 22.800 euros; ahorapercibe un 26% más y para master en el extranjero (46 países europeos y desde este año EE UU y Canadá) la mejora es de casi el 53%.

La ingeniera María Pérez fue una de las que estrenó la ayuda el curso pasado. Recién acabada la carrera en la Jaume I, no dudó en estudiar un master oficial. Le concedieron lo pedido, 14.800 euros. "Me cubrió el master y 800 euros mensuales mientras lo cursaba", y añade que está contenta: "Porque tal y como está el mercado de la informática, tampoco me iban a pagar más en la empresa privada". El préstamo renta supone "un gran incentivo para la gente se quiera dedicar a investigar" ya que permite subsistir mientras se realiza el master oficial, que es el paso previo e ineludible, según marca el Plan Bolonia, para acceder al doctorado. Ahora se dedica a ello con una beca.

Desde muy distinto punto de vista lo ven las asambleas de alumnos y los sindicatos contrarios al actual proceso de convergencia universitaria europea. "Las hemos criticado de manera preventiva porque no queremos que las becas de siempre para las carreras sean sustituidas por este sistema de préstamos", señala Lluís Hurtado, coordinador del BEA en la Universitat de Valencia.

Los préstamos renta también pueden ser solicitados por estudiantes extranjeros (3% de los beneficiarios el curso pasado) siempre que lleven residiendo en España cuatro años, y por españoles que se marchen fuera. En la primera situación se encuentra la colombiana Jaqueline Ospina. Recibió 22.000 euros el curso pasado para realizar un master de prevención en riesgos laborales en la Politécnica de Valencia. De la experiencia hace "muchísima propaganda" porque a ella le ha permitido especializarse, definir su formación (la carrera que estudió en Colombia, aunque reconocida en España, no tiene equivalencia) y subsistir durante un año. "Envío dinero a mi familia, así que de no haber sido así, no hubiera podido formarme".

En la misma situación se encuentra Pere Fornés. Licenciado en Filosofía por la Universitat de València, estaba en Escocia cuando surgieron los préstamos renta y lo aprovechó para hacer un master de Periodismo. La ayuda, de 14.000 euros, le exoneró de buena parte de las horas que trabajaba en la hostelería para dedicarlas a aprobar el master. En Escocia, recuerda Fornés, existen desde hace años estos préstamos con condiciones menos ventajosas.

Lidiana Vidal, licenciada en Ciencias Ambientales, acaba de solicitarlo, y ya sabe a qué destinará parte del dinero: "Para salir a trabajar al extranjero, para comprarme un coche...". Al ser preguntada si lo considera legítimo, responde: "Un coche puede ser necesario para ir al trabajo".

Una oportunidad para ver mundo

La verdadera movilidad universitaria llega ahora, con los master oficiales y el colchón económico que suponen los préstamos renta. Aunque en las universidades este término tan familiar se yuxtapone a los intercambios Erasmus, a partir de ahora deberá asociarse a los master oficiales y a los préstamos renta ligados a los mismos, según los primeros datos publicados sobre esta cuestión (ya que el curso pasado entraron en vigor) facilitados por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Sólo un 2% de los universitarios se marcha de Erasmus frente a la gran movilidad de los estudiantes al escoger un master oficial. La cifra más baja ya es sorprendente por la consabida resistencia de los universitarios a moverse. Un 26% de los estudiantes de la Universidad de Alicante hizo el master oficial en otra institución distinta a la suya.

En las dos universidades más grandes, la Universidad Politécnica y la de Valencia, los porcentajes se elevan a un 32% y casi un 37%, respectivamente. Un 46% de los estudiantes de la Jaume I eligieron otra universidad para hacer un máster oficial y en la Miguel Hernández y en la privada Cardenal Herrera-CEU la mitad de los estudiantes emigraron. Los 19 titulados de la Católica de San Vicente cursaron el master oficial en otra universidad.

Todos estos datos plantean a las universidades, al menos, dos retos: ofrecer másteres competitivos y saber adónde van sus titulados después. Porque los recién egresados sí apuestan por moverse para formarse y, en tiempos de recesión de alumnos, más vale atraerlos después del grado.

Tasa de movilidad

- Politécnica de Valencia: 224 titulados con préstamo, el 33% cambió de campus. En total, recibieron dos millones de euros.

- Universitat de València: 168 titulados, 37% de movilidad; 2,8 millones.

- Jaume I de Castellón: 58 alumnos, 47%; 580.000 euros.

- Universidad de Alicante: 46 alumnos, 26%; 540.000 euros.

- Miguel Hernández: 34 titulados, 56%, 400.000 euros

.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana