Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Nucia permutó suelo por debajo de su precio

El Ayuntamiento de La Nucia, gobernado por el PP, entregó a Dragados nueve parcelas en el PAI de la Serreta por 16,7 millones de euros a cambio de la construcción de la Casa de Cultura, el actual edificio de urbanismo y la plaza pública con auditorio. Las parcelas, incluidas en el PAI de la Serreta, sumaban 390.290 metros cuadrados. El mismo día, el 8 de junio de 2005, y en la misma notaría de La Vila Joiosa donde Dragados y el Ayuntamiento formalizaron la permuta, la constructora le vendió por el mismo precio de la tasación (16,7 millones) los nueve inmuebles a otra empresa llamada Gestrumar 2001, SL. Esta firma revendió nueve de las parcelas por 17 millones más y se quedó con la finca más grande, tasada en la permuta en 4,3 millones.

Cuando las obras comprometidas con Dragados ya estaban concluidas, en noviembre de 2007, el Tribunal Superior de Justicia anuló las permutas porque estimó que el consistorio no justificó su urgencia y necesidad. La sentencia es de imposible ejecución.

Gestrumar vendió dos de las parcelas compradas a Dragados el 26 de septiembre de 2006, tres meses después de comprarlas, a Capital Golf, SL, por 12.254.702 euros, y otras seis el 31 de mayo de 2006, casi un año después de su compra, a Iberdrola Inmobiliaria por 21.705.155 euros. En estas dos ventas, Gestrumar obtuvo una plusvalía de 17.210.000 euros y se quedó con la finca más grande de todas, tasada en la permuta en 4.382.246 euros.

Dos de los accionistas de Gestrumar, Antonio Rocamora y Gerardo Martínez Riquelme, son vicepresidente y consejero delegado, respectivamente, de la sociedad Cases del Pinar, SL, que impulsa el PAI de la Serreta. Estos dos empresarios figuran como consejeros en la sociedad Montemar La Nucia, SL, la que presentó y recibió la adjudicación provisional del PAI Pie de Monte, que aparece en las conversaciones grabadas a Francisco Correa. El supuesto cabecilla de la trama de corrupción que investiga Garzón dijo: "Estoy en un tema gordo en Valencia, con un PAI prácticamente cerrado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de febrero de 2009