Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos sectores del PP de Alicante inician una guerra de 'dossiers' en Ibi

"Esto acabará muy mal" aseguran desde la dirección provincial

El PP de Ibi ha puesto el ventilador en marcha. Los dos bandos enfrentados, campistas y ripollistas, se han enzarzado en una loca carrera de acusaciones y descalificaciones mutuas. La fratricida disputa, consecuencia del reñido congreso provincial celebrado recientemente, incluye un intercambio de dossiers con datos sobre presuntas irregularidades urbanísticas y de gestión de sus ediles en Ibi. La guerra abierta entre los ripollistas, que denuncian las presuntas irregularidades, y el bando campista de la alcaldesa, Mayte Parra, "acabará muy mal", admitieron ayer fuentes de la dirección provincial del PP, que investiga el fondo de las acusaciones.

La alcaldesa acusó a la concejal expulsada en el pleno del lunes, Felicidad Peñalver, afín a los seguidores de José Joaquín Ripoll, de investigar y "coaccionar" de manera "indigna, indecente e inmoral" a sus compañeros. La regidora solicitará al PP que expulse a Peñalver, por "espiar" a sus compañeros y compatibilizar su actividad de abogada urbanística con su cargo público "con intereses particulares".

La alcaldesa dice que tiene motivos de sobra para expulsar a la edil

Por su lado, la concejal expulsada denunció en un informe remitido a la dirección provincial del PP, controlada por Ripoll, presuntas irregularidades urbanísticas en las que sus compañeros de partido presionaron para cambiar la adjudicación de un PAI. Peñalver admitió haber recabado datos en los registros Mercantil y de la Propiedad sobre sus compañeros. La edil mantiene su negativa a desvelar el contenido de sus averiguaciones. El edil de Urbanismo, Miguel Ángel Agüera, dijo que "la única persona con intereses urbanísticos" es Peñalver.El responsable del área de Urbanismo el Ayuntamiento de Ibi, el también campista Miguel Ángel Agüera, abundó en su ataque a Peñalver y sacó a relucir un proyecto anulado por el TSJ en 2007 debido a la arbitrariedad en la adjudicación y que fue avalado por Peñalver. La urbanización de la zona sur de Ibi fue adjudicada inicialmente a una empresa cliente de Peñalver, según los ediles del PP que comparecieron ayer en rueda de prensa, aunque tras un recurso de otra mercantil se quedó sin esta adjudicación, que anuló el TSJ.

Peñalver recordó anoche que el proceso para urbanizar estos 114.000 metros arrancó en 2004, y que ella no ha sido nunca concejal de Urbanismo y "jamás" ha votado sobre esta cuestión. "Soy abogada urbanística, tengo decenas de clientes y el TSJ insta al Ayuntamiento a explicar los motivos favorables de las opciones presentadas", dijo.

La mercantil Promociones Toplabi, SL, emitió un comunicado en el que rechaza haber recibido trato de favor y recuerda que inició el procedimiento urbanístico "alentada" por la alcaldesa Mayte Parra, quien les "animó afirmando que ya era hora de que alguna empresa del pueblo se animara a urbanizar".

La alcaldesa reiteró ayer que hay motivos "numerosos, variados y para no aburrirse" para la expulsión de Peñalver por aprovechar su cargo de concejal para su beneficio particular como abogada. Parra lamentó que la edil expulsada haya "levantado sospechas sobre irregularidades en la gestión urbanística del PP". La regidora criticó que se quiera utilizar la expulsión de esta edil "para hacerle daño a Francisco Camps".

El cruce de acusaciones en el equipo de Gobierno del PP en Ibi, localidad juguetera de unos 24.000 habitantes, se trasladó ayer a los órganos de dirección del PP. El presidente provincial del PP, José Joaquín Ripoll, intentó minimizar la bronca al afirmar que no hay motivos para expulsar a Peñalver ya que la investigación a sus compañeros del PP es "un hecho aislado que no tiene nada que ver con el congreso ni con la adscripción a un sector ni a otro del PP".

La dirección provincial del PP ha encargado a Carlos Mazón que investigue el caso. Mazón llamará a declarar a las dos partes. La edil expulsada, Peñalver, ha remitido un documento con todos los datos recabados sobre las actividades de sus compañeros de partido. Mazón no quiso desvelar el contenido de los informes que maneja la dirección provincial, aunque avanzó que "por la salud del PP esto debe acabar cuanto antes".

El sector afín al presidente provincial salió ayer en defensa de la concejal expulsada. Ripoll tildó de "negativa" la decisión de la alcaldesa, a la que le ha manifestado personalmente su "disconformidad" al entender que no hay motivos para su expulsión "que no es el camino más adecuado". La alcaldesa de Ibi dijo que a Ripoll "debería darle vergüenza" defender a Peñalver. "Es inadmisible dar la cara por quien ha investigado a sus compañeros", dijo Parra.

En paralelo, el Comité de Derechos y Garantías del PP en la Comunidad Valenciana también analizará la expulsión de esta edil "si alguien lo solicita", según dijo el secretario general, Ricardo Costa, quien aplaudió la expulsión de Peñalver.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de febrero de 2009