ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 23 de enero de 2009

La otra guerra sucia de Gaza

Hamás mató a un centenar de supuestos colaboracionistas de Al Fatah

Se mezcla la revancha, una división política abismal entre los palestinos, el odio, los intereses personales, y los instintos más primarios. Durante los 23 días de ataque sin respiro que Israel desató contra Gaza, Hamás y Al Fatah ajustaron cuentas en medio del caos. Una guerra extremadamente sucia. Mientras los combatientes disparaban cohetes, decenas de colaboracionistas con Israel informaban al Ejército de este país sobre objetivos concretos. Seguramente, bastantes personas murieron por esa ayuda al enemigo. Pero la reacción de la milicia islamista fue contundente y brutal. Más de un centenar de esos quintacolumnistas fueron ajusticiados.

El 1 de enero, aniversario de la fundación de Al Fatah, salieron a las calles cientos de sus partidarios. Algunos repartían caramelos -tradicional modo de celebrar una buena nueva- para dar la bienvenida a los bombardeos de la aviación israelí. Masleh Reqab, un profesor de Economía de Jan Yunis, asegura que "miembros de Al Fatah exiliados en Egipto llamaban a sus familiares para anunciarles que en tres o cuatro días volverían a Gaza". Apenas habían transcurrido cinco días de contienda y muchos de ellos pensaban que Hamás no resistiría unos bombardeos tan violentos. Pero aguantaron.

Docenas de presuntos traidores han sido detenidos en la franja

Hamás sospecha que el ministro del Interior fue víctima de una delación

En algunos barrios de la ciudad de Gaza, seguidores de Al Fatah trataron de tomar las calles con las armas. Los policías siempre patrullaron, pero sin los uniformes que les convertían en un blanco fácil para los helicópteros y aviones israelíes. Pretendían evitar que los hombres armados del partido del presidente palestino, Mahmud Abbas, se hicieran fuertes. Y también los saqueos, porque las puertas de cientos de comercios quedaron reventadas por las bombas y las mercaderías al alcance de cualquier ladrón. No obstante, la vestimenta civil de los agentes alimentó el desconcierto.

Hamás no suele tener piedad cuando de prestar apoyo al enemigo sionista se trata. Los disparos en las piernas contra los colaboracionistas, considerados traidores en toda regla por los fundamentalistas, fueron frecuentes en esos días de anarquía. "Había hombres que de repente colocaban un carrito para vender frutos secos y vigilar la casa de algún dirigente de Hamás. Otros regresaban desde zonas donde los soldados israelíes ya estaban desplegados sin sufrir daño alguno. Es casi imposible que no prestaran ayuda a los enemigos", asegura una fuente muy cercana al movimiento islamista. Buena parte de ellos están entre rejas, pero a muchos otros, más temerarios, les fue mucho peor.

"Sorprendieron con las manos en la masa a colaboracionistas disparando a combatientes de Hamás durante la guerra. A éstos los mataban inmediatamente. Los milicianos han ejecutado a más de cien. A algunos que ya son bien conocidos se les encerraba en sus casas con la advertencia de que dispararían contra ellos si abandonaban sus viviendas", añade la misma fuente.

Ehab el Ghosein, portavoz del Ministerio del Interior, no confirma ni desmiente. "Hemos detenido", afirmaba ayer, "a mucha gente por colaborar con Israel. Son docenas de personas que están siendo interrogadas. Matarlos, aunque sean colaboracionistas, es ilegal. Pero han ocurrido sucesos aprovechando esos días de confusión". El Ghosein apunta que el ministro del Interior y uno de los líderes de la cúpula de Hamás, Said Siam, pudo ser víctima de uno de esos colaboracionistas. "Se está investigando", señaló.

Los dirigentes de Hamás no desaparecieron esos días en la clandestinidad más absoluta. A muchos se les podía ver incluso en televisión acudiendo a funerales. Un hecho que pudo facilitar el trabajo a quienes marcaron la vivienda en la que Siam, partidario de la línea dura de Hamás, se reunía con otros jefes de su partido. En ocasiones, los colaboracionistas han contado con aparatos dotados con señales de láser para identificar el edificio que después derribaban los aviones israelíes.

Es una historia vieja que se remonta a los años noventa. Y en la cruenta lucha por el poder que libraron Hamás y Al Fatah durante un año, hasta junio de 2007, cuando los islamistas tomaron el poder en Gaza, también fueron numerosos las tentativas de asesinato de militantes de Hamás, incluido el primer ministro, Ismail Haniya, que sufrió al menos dos intentos de acabar con su vida. La refriega concluyó con violencia inaudita en aquellos días de junio. Y con un cruce de venganzas entre unos y otros en las que la sangre corrió abundante.

Mujeres palestinas esperan los alimentos que distribuye la ONU ante un almacén en Gaza. / ASSOCIATED PRESS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana