Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas recuperan el espíritu del 'No a la guerra' por el ataque a Gaza

Los manifestantes en Madrid reclaman más presión sobre el Gobierno de Israel

Tras una gran pancarta con el lema Paremos el genocidio palestino, los mismos actores y directores que promovieron las multitudinarias protestas de 2003 contra la guerra de Irak marcharon ayer con miles de personas en Madrid para exigir a Israel que detenga la "masacre de Gaza", en la que ya han muerto más de 800 palestinos y 13 israelíes.

Madrid recuperó así, como lo había hecho el sábado Barcelona y otras ciudades españolas y europeas, el espíritu del No a la guerra de 2003. Aunque la marcha no fue tan multitudinaria como las que protestaban contra la decisión de José María Aznar de apoyar la guerra, sí fue muy numerosa, más de lo esperado.

Los organizadores aseguran que hubo 250.000 personas. La Delegación del Gobierno, en contra de su costumbre, no ofreció cifras, y la Comunidad de Madrid, habituada a inflar las cifras de las marchas contra Zapatero, tampoco. Este periódico dividió en tres tramos la ocupación máxima de la calle Alcalá y la Puerta del Sol a las 13.30, unos 22.000 metros cuadrados en total, y la cifra aproximada de la suma de esos tres tramos es de 55.000 manifestantes.

La marcha de Madrid contenía dentro muchas protestas diferentes. Mientras en la primera parte, claramente mayoritaria, se podían ver muchas pancartas pacifistas -"Ojo por ojo, todos ciegos (Gandhi)", "Por una Palestina laica y democrática" y muchos letreros de "Paz", los mismos del No a la Guerra- al final de la riada humana los ánimos se calentaron, se quemaron estrellas de David y se comparó a los israelíes con los nazis. En esta zona compartían espacio pancartas como "De monoteísmos surgen fascismos" y jóvenes árabes españoles gritando cánticos agresivos con una cinta en la cabeza con el escrito "Alá es grande".

La división política que se vive en Palestina entre partidarios de Hamás y de Fatah también se trasladó en ocasiones a la marcha. Un grupo de ultras encapuchados abucheó la presencia del embajador de la Autoridad Palestina, y trató de impedir con gritos en árabe la lectura del manifiesto de la marcha.

Sin embargo, la protesta transcurrió con normalidad, aunque al final un pequeño grupo de exaltados se fue a tirar piedras a la embajada de Israel, algo que el PSOE, que participó en la marcha con Pedro Zerolo al frente -con pañuelo palestino al cuello-, condenó inmediatamente.

La mayoría de los cánticos exigía al Gobierno que presione más a Israel, clausurando la embajada. Gaspar Llamazares, de IU, resumió ese mensaje: "Se puede hacer mucho más, llamando a consultas al embajador israelí en España, y suspender la relación preferente de la UE". Decenas de pancartas de IU, de Juventudes Socialistas y algunas del PSOE dominaron la protesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de enero de 2009