Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Deterioro del mercado laboral

El número de hombres sin trabajo supera por primera vez al de mujeres

La ministra de Igualdad sostiene que se trata sólo de una cuestión coyuntural

Igualdad de hecho para un mal dato. Por primera vez en la historia económica española hay más hombres que mujeres apuntados al paro. El 50,38% de los desempleados registrados al final de 2008 son hombres: 1.576.467 varones inscritos en los servicios de empleo, con una diferencia de 23.971 sobre las mujeres. Hace un año las mujeres suponían el 58,4% de los parados totales.

La razón del sorpasso estriba en que se están perdiendo más puestos de trabajo en sectores muy masculinizados, como la construcción y la industria. Además, según explica el secretario confederal de Empleo del sindicato UGT, Jesús Pérez, el único sector donde aumentaron los afiliados a la Seguridad Social en diciembre es el de actividades sanitarias y servicios sociales, donde se emplean más mujeres. Pérez considera que, aunque dependerá de en qué sectores se recupere la actividad, la evolución del histórico desequilibrio de sexos en cuanto a desempleo tenderá a ser "cada vez menos acusado".

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, no es optimista. "Probablemente, se trate de una cuestión puntual, puesto que donde se están perdiendo más puestos de trabajo es en sectores muy masculinizados como el de la construcción", explica. "No podemos bajar la guardia porque ésta es una cuestión coyuntural y porque sabemos que en momentos de crisis como el actual las mujeres pueden verse muy afectadas. Sabemos, por experiencia, que las mujeres son las últimas en entrar en el mercado laboral y las primeras en salir en momentos de crisis".

Aído explica que precisamente el miércoles mantuvo un encuentro con el nuevo secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, porque "aunque hemos mejorado mucho, aún persisten situaciones de desigualdad en el ámbito laboral como la brecha salarial, el acceso a puestos de responsabilidad y la segregación tanto vertical como horizontal".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 2009