Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos buses de Barcelona llevarán 15 días publicidad a favor del ateísmo

La campaña, promovida por un grupo de librepensadores, empezará el lunes

Dos autobuses de Barcelona circularán a partir del lunes, víspera de Reyes, con una llamativa publicidad. Los vehículos llevarán insertado este anuncio: "Probablemente, Dios no existe. Deja de preocuparte y goza de la vida". La campaña, que durará hasta el lunes 19, ha sido promovida por colectivos ateos de Barcelona que se han sumado a una iniciativa que partió de Londres y que será también visible el lunes en la capital británica. El Arzobispado de Barcelona emitió ayer un comunicado en el que subrayó que, a su juicio, es compatible ser creyente y disfrutar de la vida.

Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) confirmó ayer que había aceptado insertar los anuncios ateos en dos vehículos aún por asignar. "No todas las campañas publicitarias se aprueban", dijo un portavoz. La flota de buses supera el millar de vehículos y las campañas suelen afectar a cientos de ellos. Pero ésta se limita a dos. Los promotores habían recaudado hasta ayer 1.800 euros, según la web www.busateo.org, y han invertido 1.700 en pagar los dos anuncios. "Calculamos que el 25% de los ciudadanos de este país son ateos o agnósticos y es lógico empezar a tener una visibilidad social", dijo Albert Riba, presidente de los ateos de Cataluña.

La campaña nació en Londres de la pluma de la columnista Ariane Sherine, de The Guardian, después de que una web cristiana amenazara a los ateos con "pasar la eternidad en el infierno y ardiendo en un lago de fuego". Ante ese panorama dantesco, Sherine meditó vengarse con los anuncios en los célebres autobuses de dos pisos y pidió donaciones de unas cinco libras. Richard Dawkings, científico británico, prometió contribuir con el mismo dinero de los simpatizantes de la campaña hasta un límite de 8.000 euros. Pero la respuesta reventó todas las expectativas porque se recaudaron más de 100.000.

La idea se ha extendido por varias ciudades inglesas y se ha sumado ahora Barcelona desatando un acalorado debate en la Red a favor y en contra. El arzobispado tiró por el camino de en medio y el imán Mohamed Iqbal mostró su sorpresa ante la decisión de TMB: "El 85% de la población se considera católica. Si se permite que los ateos pongan anuncios, se deberá respetar también si algún día lo hacemos nosotros. Han abierto una puerta que será difícil cerrar".

La campaña provocará más de un debate. El filósofo Manuel Cruz, por ejemplo, está a favor y no ve impedimento a que esté en la calle de la misma manera, dice, que durante años, han estado y siguen estando numerosos mensajes religiosos, especialmente católicos, "sin tener en cuenta si molestaba a los agnósticos". "No entiendo por qué el arzobispado se hace eco de la campaña en una nota", añade. "En todo caso, si les preocupa será porque hay mucha gente para la que no está tan claro que la creencia en Dios sea compatible con el gozo de la vida. Basta recordar las proclamas del papa Woytjila contra la sexualidad. Lo lógico sería que transmitieran este mensaje a sus fieles en lugar de hacer una nota. Por lo que parece, el anuncio de los autobuses es eficaz y es señal de que en algo habrán fallado".

Para el también filósofo Josep Maria Terricabras, en cambio, la campaña no tiene sentido. "No soy partidario de este tipo de anuncios, ni de otro que anunciara ejercicios espirituales en la vía pública porque pueden irritar a unos u otros. No conviene que las religiones continúen siendo la excusa para la pelea ciudadana", afirma. "Apoyo una sociedad laica y el debate sobre estos temas puede ser público en los medios u otros foros, pero en las calles no me parece bien que se enfrente a la gente por sus creencias".

El anuncio y la réplica del arzobispado

- "Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y goza de la vida". Éste es el mensaje que podrá leerse en los carteles de dos autobuses de Barcelona.

- "Para los creyentes, la fe en la existencia de Dios", dice el comunicado emitido ayer por el arzobispado, "no es motivo de preocupación ni tampoco un obstáculo para gozar honestamente de la vida, sino que es un sólido fundamento para vivir la vida con una actitud de solidaridad, de paz y un sentido de trascendencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de enero de 2009

Más información