La asamblea de trabajadores de EL PAÍS convoca dos días de huelga

La decisión de parar los próximos 26 y 27 responde a la creación de una empresa publicitaria para todos los medios impresos del Grupo PRISA

Una asamblea de trabajadores de EL PAÍS decidió ayer por 336 votos frente a 76, con 10 abstenciones, apoyar una huelga para los próximos días 26 y 27. La plantilla de EL PAÍS la componen 853 trabajadores. Los trabajadores de Barcelona y Sevilla tienen previsto votar hoy. El paro se plantea a raíz de que el Consejo de Administración de Diario EL PAÍS, SL, aprobara el pasado día 18 un acuerdo con Box News Publicidad, SL (sociedad perteneciente en el 100% al Grupo PRISA, lo mismo que el diario), para transferir a esta empresa la rama de comercialización y gestión de la publicidad del periódico. La medida, que supone el traslado a la nueva empresa de 57 empleados de EL PAÍS, potenciará "la gestión de dicha actividad comercial, lo que resulta de gran importancia dada la crisis estructural que atraviesa la prensa", según informó la dirección general del periódico.

El traslado de 57 trabajadores a otra empresa no supone pérdida de empleo

El Comité de Empresa asegura que se ha hecho de forma unilateral

EL PAÍS ha sufrido una caída en los ingresos por publicidad superior al 20% durante el ejercicio que ahora se cierra. Numerosos periódicos españoles y extranjeros han anunciado importantes reducciones de plantilla con motivo de la crisis del sector, que ha puesto en pérdidas a gran parte de los diarios. La medida adoptada por el Consejo de Administración de EL PAÍS no conlleva ninguna pérdida de puestos de trabajo y -según un portavoz oficial- se inscribe en el deseo de la empresa de mantener el actual nivel de empleo. El Comité de Empresa entiende sin embargo que este proceso de "segregación" se ha decidido de forma "unilateral" y "sin dar ningún margen a la negociación".

Box News Publicidad, de acuerdo con los planes difundidos por EL PAÍS, se encargará de comercializar y gestionar la publicidad "tanto de EL PAÍS como del resto de diarios de PRISA, así como de Internet", y también la de numerosos diarios regionales propiedad de otras empresas. Estará abierta a la búsqueda de nuevos acuerdos con otros grupos editoriales para prestarles el mismo servicio, con el objetivo de reforzar su posición negociadora en el mercado de la publicidad en España. EL PAÍS era hasta ahora el único de los grandes periódicos españoles que comercializaba su publicidad en solitario.

El acuerdo entre EL PAÍS y Box News Publicidad supone la incorporación a esta sociedad, a partir del 1 de enero, de 57 de los 74 trabajadores que hoy prestan sus servicios en el área de publicidad del periódico, que mantendrán su salario, antigüedad y otros beneficios en la nueva empresa.

De esta manera, Box News "quedará subrogada en todos los derechos y obligaciones laborales que los trabajadores afectados por esta medida han venido ostentando hasta la fecha en EL PAÍS", como ha señalado la dirección general del diario. Por tanto, esos trabajadores mantendrán "la totalidad de sus actuales condiciones laborales en materia de tipo de contrato, salario, antigüedad, jornada, horario, beneficios sociales, etcétera". El coste salarial medio actual de la plantilla de EL PAÍS, sin incluir a los directivos, es de 79.472 euros anuales. En el caso de los periodistas, esta cifra se eleva a 94.592 euros anuales; 69.775 euros para los trabajadores del área de producción y 70.159 el de otras áreas como publicidad y administración. El 95% de la plantilla de EL PAÍS es fija.

El proceso de segregación, subrayó la dirección general del periódico, se efectúa de conformidad con el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores. No obstante, para el Comité de Empresa, la iniciativa "no ofrece ninguna ventaja" y supone en su opinión "el principio de intento de desmantelamiento de EL PAÍS". Un portavoz de la empresa señaló, por su parte, que la segregación era un derecho reconocido en la ley y una necesidad objetiva de cara al futuro del periódico por lo que, en ningún caso, se iba a corregir la decisión. También puso de relieve el hecho de que Comisiones Obreras convoque, en medio de la actual crisis, una huelga contra una empresa que está manteniendo el empleo con los niveles salariales citados.

El acuerdo del Consejo de Administración se produce en un momento de crisis generalizada de la prensa escrita, agravada desde hace meses por el desplome económico y financiero. El sector de la publicidad, que aporta la principal fuente de ingresos de la prensa escrita, ha sido uno de los más afectados.

En el presente ejercicio, la inversión publicitaria en España ha descendido una media del 14%, aunque el porcentaje ha sido muy superior en el segundo semestre del año. En prensa escrita, la caída en este año ha superado el 22%.

En los próximos meses, todas las previsiones apuntan a que los datos pueden empeorar. La prensa escrita pierde de forma continua y acelerada cuota de mercado publicitario en todo el mundo. En los últimos años, sólo Internet, y las televisiones -en casos determinados- han experimentado mejoras, en buena medida a costa de la prensa. Este hecho, unido a que las ventas de periódicos están descendiendo, ha originado en todo el mundo importantes reajustes y reorganizaciones en los principales diarios.

Desde Le Monde a The New York Times, Chicago Tribune o The Independent, la mayoría de los grandes periódicos del mundo han tenido que acometer decisiones estratégicas para afrontar el futuro y garantizar la supervivencia. Financial Times ha propuesto a sus trabajadores la posibilidad de reducir voluntariamente en varios días a la semana la jornada laboral -con la consiguiente reducción del salario- . En España, los grupos más importantes han anunciado o preparan severas reestructuraciones de plantilla. EL PAÍS, tras 32 años de existencia sin faltar nunca a su obligada cita con los lectores -salvo en alguna huelga general-, mantiene el liderazgo de la prensa escrita en España.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de diciembre de 2008