Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bru de Sala será el presidente del futuro Consejo de las Artes

Montilla da su lista de 11 miembros, que deberá ratificar el Parlament en enero

Con una legislatura de retraso, el Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes de Cataluña enfiló ayer el último tramo de su gestación. El presidente de la Generalitat, José Montilla, dio a conocer los nombres de los 11 profesionales del mundo de las artes y la cultura que, tras ser ratificados por el Parlament, formarán parte del plenario del consejo. Los nombres de Montilla son el filósofo y crítico de arte Xavier Antich, el arquitecto y diseñador Juli Capella, el escritor y crítico Jordi Coca, el traductor Manel Forcano, la galerista Chantal Grande, el abogado Francesc Guardans i Cambó, la actriz y directora Sílvia Munt, la gestora cultural Marta Oliveras i Tortosa, la realizadora Rosa Vergés, la crítica de arte Pilar Parcerisas y el intelectual y ex director general de Promoción Cultural de la Generalitat (1984-1987) Xavier Bru de Sala. Este último ocupará la presidencia del Consell, aunque la designación se hará pública sólo después de que los nombramientos sean ratificados por el Parlamento, a finales de enero.

El presidente y los dos vicepresidentes (uno de los cuales, según fuentes consultadas, recaerá casi con seguridad en Pilar Parcerisas) serán los únicos tres miembros afectados por el régimen de incompatibilidad de altos cargos de la Generalitat, ya que son los únicos que trabajarán con dedicación exclusiva. De los 11 miembros, cinco (Parcerisas, Grande, Antich, Capella y Oliveras) forman parte de la lista presentada por la Plataforma para el Consejo de las Artes, que reúne todas las asociaciones de sector y los colectivos involucrados en el proceso. Según manifestó ayer a este diario su coordinador y portavoz, Florenci Guntín, "aunque ha sido una decisión tomada entre Presidencia y el Departamento de Cultura, la plataforma está satisfecha con la elección porque todos los cargos reúnen las características y condiciones imprescindibles: excelencia, experiencia, vocación de servicio y ética". Guntín reconoció la celeridad con la que el consejero Joan Manuel Tresserras abordó "un proyecto durante tiempo arenado", tan pronto como asumió el cargo. Sin embargo, también recordó que Tresserras intentó un golpe de timón "al pretender que fuera votada una enmienda por la que se reducía el Consejo a sólo siete miembros y todos con dedicación exclusiva". La plataforma luchó por un consejo amplio, por lo menos de 14 miembros y todos profesionales en activo, que compaginaran las nuevas obligaciones con su actividad habitual.

La composición del Consejo resultará bastante homogénea en lo generacional, en tanto que la mayoría son nacidos en la década de 1950; así el de mayor edad es Coca (nacido en 1947) y el más joven, Forcano (1968). También resalta la vinculación de dos de ellos como colaboradores muy significados del diario La Vanguardia: Bru de Sala y Antich.

El Consejo tendrá el cometido de organizar la política de soporte a la creación artística y cultural y velar por que se desarrolle con garantías, de modo que no se produzcan crisis como la generada recientemente por el sorpresivo cambio de rumbo del Centro de Arte Santa Mónica. Para 2009, el nuevo órgano tendrá un presupuesto de 5,3 millones de euros, a los que se añadirán ocho millones destinados a la ayuda a creadores, que este año aún serán gestionados por la Entidad Autónoma de Difusión Cultural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2008