Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministerio se alegra de que el Consell "se sume a la normalidad"

EU acusa a Font de Mora de "jugar" con los alumnos y exige que dimita

El Ministerio de Educación reaccionó ayer con satisfacción a la decisión del Consell de aplicar una moratoria a la implantación de Educación para la Ciudadanía en inglés. Así, el Gobierno central celebra la propuesta aprobada por el Ejecutivo de Francisco Camps que establece, por medio de una circular, que sea el profesor titular de la asignatura el que decida si se imparte en inglés, castellano o valenciano. En el ministerio manifestaron su "alegría" porque "la Comunidad Valenciana se sume a la normalidad que ha habido todo este tiempo en el resto de comunidades autónomas". El Gobierno indicó que un total de 600.000 alumnos han cursado la asignatura.

Mientras, la Federación Valenciana de Estudiantes (Faavem) calificó ayer de "inviable" el plan para implantar el plurilingüismo en el sistema de enseñanza valenciano presentado por el consejero de Educación, Alejandro Font de Mora.

Según los estudiantes, Font de Mora puso sobre la mesa un dossier en el que se recogen diversas sugerencias para introducir el multilingüismo en el sistema público de la Comunidad Valenciana, entre las que figuran la aportación en 2009 de 7 millones de euros para habilitar al profesorado necesario para aplicar la enseñanza en diversas lenguas y la puesta en marcha de tres líneas experimentales en las provincias valencianas para reforzar el conocimiento del inglés.

Los representantes de Faavem —entidad integrada en la Plataforma per l'Ensenyament Públic— se comprometieron a estudiar el documento y a hacer llegar "lo antes posible" sus propuestas a la Administración aunque ya advirtieron de que algunas de las iniciativas de la consejería son "inviables", según aseguró el secretario general de Faavem, Daniel Marquina. Asimismo, los alumnos lamentaron que el consejero pretendió "esquivar" el tema de la impartición en inglés de Educación para la Ciudadanía. No obstante, cuando los portavoces de Faavem le recalcaron la "imposibilidad de dar esta materia en inglés porque los estudiantes no tenemos conocimientos", Font de Mora siguió "insistiendo en que adquiriendo buenos conocimientos sí sería posible porque hay alumnos que lo consiguen". Por ello, los estudiantes consideraron que, en este punto, la reunión fue "un poco en vano".

El PSPV no quiso hacer ayer comentarios sobre la decisión de la consejería, pues esperaba analizar con más detenimiento la circular. Pero Mireia Mollà, dirigente de Iniciativa del Poble Valencià y diputada en Cortes por Compromís, aseguró que "con esta actitud el PP demuestra que la movilización de la Plataforma ha tenido su eco, puesto que al final el PP ha tenido que ceder ante una realidad más que lógica, que se imparta la asignatura en una lengua oficial". Pese a ello, Mollà aseguró que los problemas de la enseñanza pública con el PP son tantos que "la movilización no se va a quedar aquí, las reivindicaciones son muchas".

Y desde Esquerra Unida fueron más duros. La coordinadora de EUPV y diputada autonómica en las Cortes, Glòria Marcos, acusó al consejero de Educación de "jugar" con los alumnos con una "chulería llevada al límite", ya que "ha sido capaz de escuchar a nadie" hasta 48 horas antes de la huelga convocada por el sector de la educación y, ahora plantea propuestas "ambiguas" para "frenar la movilización". En este sentido, Marcos consideró que el consejero "no puede seguir en su cargo tras todo lo que ha provocado y tras la desidia que ha mostrado por unos interlocutores que son, nada más y nada menos, que los alumnos valencianos".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de diciembre de 2008