Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La protesta contra Bolonia no se aplaca

Estudiantes de universidades españolas coordinan en Valencia las movilizaciones

El vestíbulo de la Facultad de Geografía e Historia de la Universitat de València está desierto. El centenar de representantes antibolonia de universidades de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Burgos, Zaragoza, Cádiz o Málaga, reunidos este fin de semana en la capital valenciana, comparten experiencia sobre los encierros y protestas de las últimas semanas y discuten acaloradamente cómo coordinar sus acciones y consensuar un calendario de movilizaciones para que el movimiento siga vivo en 2009 e incluso en 2010. Es el periodo previsto para aplicar en las universidades españolas el proceso de Bolonia que, a grandes rasgos, quiere hacer homologables los títulos universitarios en los países de la Unión Europea partiendo del modelo de grados anglosajón.

"La universidad española necesita una reforma, pero no ésta", sostiene Anna, estudiante de Historia del Arte en Valencia y miembro de la asamblea antibolonia en este campus. "Es una mercantilización de la universidad", agrega.

"Las protestas seguirán", anticipa Olga, de la asamblea de estudiantes de Madrid. Se baraja incluso la convocatoria de un paro general a principios de año, pero nadie lo reconoce abiertamente. "Eso no es cierto", replica uno de los estudiantes, receloso de que de este movimiento sólo trascienda la bronca, pero no las reivindicaciones.

Del encuentro que hoy acaba en Valencia debe salir la fecha y el lugar de un segundo encuentro estatal y un borrador de manifiesto, donde se exigirá un referendo vinculante para toda la comunidad educativa sobre la aplicación del proceso de Bolonia.

A puerta cerrada, los estudiantes barajaron muchas posibilidades. Una de las universitarias sugirió que la protesta se extienda a los institutos de Secundaria -como ya está ocurriendo con un instituto de Barcelona- para reforzar este movimiento.

Edurne, de la asamblea de estudiantes de la Universitat de Barcelona, es optimista. "Hemos abierto un camino que será largo", vaticina.

En el manifiesto, las asambleas de estudiantes pedirán la paralización del proceso y diseñarán nuevas acciones. A mediodía de hoy, los portavoces de este encuentro harán pública las conclusiones.

Se acerca la hora de la comida y los asamblearios dejan poco a poco el aula donde han pasado buena parte de la mañana. Para la tarde preparaban talleres sobre qué significa el plan de Bolonia e incluso se organizó una visita guiada por la Valencia republicana, pero a última hora los estudiantes decidieron que las sesiones de la tarde se dedicarían a seguir debatiendo sobre la situación en que se encuentra cada universidad.

Por los rincones y fuera en la calle, de paso que algunos estudiantes apuraban su cigarrillo, afloraban las dudas de algunos asistentes. El desarrollo y el grado de organización del movimiento estudiantil es desigual según se trate de un campus u otro. Las protestas han prendido con fuerza en las universidades valencianas, catalanas o madrileñas, pero no están tan afianzadas en otros campus de la geografía española. Todo esto se está sopesando este fin de semana en el aula de Geografía e Historia, escenario de los debates.

Edurne estudia antropología a sus 33 años en Barcelona y, como ya ha dicho antes, ve positivo lo que está sucediendo. "Esto es una toma de contacto para saber qué está pasando en otras universidades, qué propuestas alternativas hay encima de la mesa y cómo han ido los encierros en otros lugares", describe la estudiante.

Miran atrás y están satisfechos de que además de las opiniones a favor del proceso, la sociedad española sepa ahora qué opinan los que están en contra. "Notamos cierta simpatía hacia nuestro movimiento estudiantil y eso está muy bien", valoran. Los representantes de Valencia dieron a conocer un manifiesto de más de 85 profesores de la Universitat reconociendo la actitud cívica y pacífica de la protesta, así como "la criminalización del movimiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2008