Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La prensa reclama ayudas públicas para superar el 'crash' publicitario

Los editores calculan que los ingresos caerán alrededor del 8% este año

La construcción, el sector del automóvil y la publicidad son los tres segmentos que están sintiendo la crisis con mayor crudeza. Lo dicen los analistas y lo corroboran los datos. La venta de pisos, de coches y de anuncios han caído en picado. La presidenta de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), Pilar de Yarza, alertó ayer de "la crisis profunda y globalizada" de los diarios, que este año verán recortada la venta bruta de publicidad en un 16%.

Para mitigar los efectos de esta caída, Yarza reclamó que el plan de ayudas públicas alentado por el Gobierno abarque también a la prensa, como han hecho países como Francia, Noruega, Italia o Dinamarca. "Sorprende", dijo, "que los sucesivos planes de rescate y fomento de las inversiones públicas en España hayan omitido las ayudas a la prensa".

La AEDE estima que la facturación por anuncios bajará este año un 16%

Los lectores envecejen. Tienen una edad media de 44,1 años

Para ilustrar el panorama al que se enfrenta el sector, recordó que en 2007 los ingresos de explotación de los diarios crecieron el 3,8% respecto al año anterior, mientras que en 2008 se estima que caerán un 8%. En total serán 2.700 millones de euros, frente a los casi 3.000 millones del ejercicio anterior, según los cálculos de la consultora Deloitte incluidos en el Libro blanco de la prensa diaria, confeccionado por la AEDE. La venta de publicidad, que creció un 5,9% el año pasado, caerá un 16% este año. Este "súbito empeoramiento" de los ingresos se ve agravado por la subida del precio del papel y la caída de la venta de ejemplares, que podría situarse al final del año en un 1,9%, según los editores.

El índice i2p, elaborado por Arce Media y Media Hotline, pone de manifiesto los efectos del crash publicitario. En los nueve primeros meses del año la inversión ha descendido un 11% de media. Los periódicos se han llevado la peor parte con un descenso del 18%, mientras que los dominicales se dejaron en el camino el 15% y las revistas retrocedieron un 10%. La radio -que no tiene más fuentes de ingresos que las cuñas y los patrocinios- fue uno de los menos perjudicados. Jesús Pascual, presidente de Arce Media, calcula que en octubre y noviembre "la crisis de la inversión publicitaria se ha ido agravando en todos los medios" y el descenso a final de año podría rondar al final 14%, lo que se traduce en más de mil millones de euros. Se pasará de 7.700 millones a 6.600.

Pese a todo, el comportamiento de la prensa en España no es tan negativo como en el resto del continente. La difusión creció un 1,4% el año pasado, mientras que en los 15 primeros países de la Unión Europea bajó un 1,8%. España, sin embargo, tiene sus propios puntos negros. No abandona el furgón de cola en cuanto a consumo de diarios. Es ya un país "subdesarrollado". El índice de ejemplares vendidos por cada mil habitantes es de 93, con lo que se sitúa a la misma altura que Italia y sólo por delante de Portugal (51). La media de este grupo de países es de 180 y el récord lo ostenta Finlandia, con 417.

Los editores observan con preocupación el progresivo envejecimiento de los lectores españoles. Tienen una media de 44,1 años. Internet se presenta como una fórmula para atraer al público más joven. La simbiosis entre la prensa tradicional y la on-line es vista como "la principal fuente de desarrollo" de los diarios.

Algunas publicaciones, como Segundamano, han abandonado el papel para mantener sólo una edición digital. Otras cabeceras han desaparecido de los quioscos. En las últimas semanas el grupo Hachette Filipacchi ha cerrado dos revistas (Teleindiscreta y Ragazza) y vendido otra (Qué leer) y varios diarios impulsados por Unidad Editorial (El Mundo de Almería y La Gaceta de Canarias) han echado el cierre. El Grupo Zeta, que hace un mes anunció un reajuste laboral de 553 trabajadores, ha emprendido una "reducción de costes bestial" y se plantea vender cabeceras de periódicos y revistas. "El objetivo es conseguir un grupo más reducido, homogéneo y rentable", explica Zeta. De momento ha optado por sacar la edición aragonesa de El Periódico en la rotativa de su colega Heraldo de Aragón.

De rebote, la crisis hace estragos en otros medios. El Grupo PRISA ha anunciado el cierre de la red de televisiones locales Localia y la agencia Efe fe ha visto como están adelgazando algunas de sus líneas de negocios, como, por ejemplo, las exposiciones fotográficas realizadas a la medida de la empresa patrocinadora, a menudo Cajas de Ahorros y Ayuntamientos. Después de la debacle de principios de los noventa, la actual crisis ha pillado a "con el pie cambiado" a muchos editores que "en los buenos tiempos no se preocuparon de provisionar", comenta Luis Muñiz, director de la revista Noticias de la Comunicación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de diciembre de 2008