Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Josep Garrut, uno de los grandes 'amigos' de Gaudí

A los 91 años se doctoró con una tesis sobre su admirado arquitecto

Ayer falleció en Barcelona Josep Maria Garrut i Romà, destacado historiador y crítico de arte que había nacido en Barcelona en 1915. Apasionado divulgador de la cultura, en especial de la monumental y la artística, Garrut fue todo un personaje. De hecho, dedicó su trayectoria personal y profesional a difundir la historia de Barcelona y la historia del arte de Cataluña, en general, y en las figuras de Antoni Gaudí y Jacint Verdaguer, en particular.

Todo ello lo hizo básicamente a través de cuatro asociaciones: Amics de la Barcelona Històrica i Monumental y Amics dels Museus de Catalunya (con las que empezó a colaborar desde muy joven), el Centre Excursionista de Catalunya (cuya sección de Historia y Arte presidió) y Amics de Gaudí, la primera entidad creada en los años cincuenta para vindicar al entonces olvidado Gaudí.

Formado tanto en la teoría como en la práctica del arte, había cursado la carrera de Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona, realizó diversos cursos de museografía e historia del arte en París, Múnich y Roma, y también estudió artes plásticas en la Escuela Superior de Bellas Artes de Sant Jordi, donde en 2006, cuando ya era la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona, se doctoró con la tesis Universo intemporal de Gaudí. Fue la culminación de una larga e intensa dedicación al artista, a quien conoció personalmente. Consagró casi su vida a él, como estudioso, como recuperador de su obra, como vicepresidente de la citada Amics de Gaudí y como director de la Casa-Museu Gaudí del Park Güell, desde su fundación en 1963 hasta su muerte.

Garrut también estuvo vinculado a los Museos de Barcelona, como conservador del Archivo Histórico de la Ciudad, como subdirector y director del Museo de Historia de la Ciudad y como director del Museu Verdaguer de Vil·la Joana, en Vallvidrera. Además impartió clases en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos (la Llotja), en la Escuela de Bellas Artes y en la Escuela Internacional de Pintura Mural. Sin olvidar que fue un prolijo colaborador en la prensa y autor de una abundante bibliografía sobre historia de Barcelona, el arte catalán, Gaudí y Verdaguer.

Los 93 años que ha vivido Garrut han sido densos y bien aprovechados, por lo que no debe extrañar que en 1977 ingresara en la Real Academia de Bellas Artes de Sant Jordi y que en 1981 la Generalitat de Cataluña le otorgara la Creu de Sant Jordi, en reconocimiento a su trayectoria en el campo de las artes.

Pero las inquietudes de Garrut iban más allá, lo que demuestran hechos como que en 1933, con 18 años, participara en París en la Copa Davis; que fuera campeón amateur de esquí; sanitario en la Columna Durruti durante la Guerra Civil (había realizado cursos de medicina), que convirtiera su casa, la llamada Casa Cabot, del arquitecto Vilaseca, en un museo vivo del modernismo, que fuera promotor de la Agrupación de Pesebristas de Barcelona y viajero entusiasta hasta los 90 años.

Pero lo que destacaba de Garrut era que fue un hombre cordial, educado, un gentleman, con un peculiar y afinado sentido del humor y de una cordialidad inacabable.

Daniel Giralt-Miracle es historiador y crítico de arte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de diciembre de 2008