Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto social en Grecia

El paro y las deficiencias del sistema universitario atizan la ira juvenil

El crecimiento económico griego no se ha trasladado a las nuevas generaciones

La radiografía económica de Grecia en la última década es una imagen, a primera vista, llena de luces y logros. El PIB por habitante creció en ese periodo a un ritmo superior al 4% anual, el paro bajó del 12% al 7,6% actual y la deuda pública se redujo de manera sensible. Pero la producción de riqueza no ha despejado las intensas sombras que permanecen sobre la juventud griega, que sufre tasas de desempleo sin parangón en la UE y un sistema universitario muy ineficiente, según varios criterios de evaluación.

"Grecia ha avanzado a un paso superior al de la UE en los últimos años, pero tiene importantes desafíos pendientes, entre ellos, desde luego, la tasa de paro juvenil", comenta desde París Vassiliki Koutsogeorgopoulou, economista experta en Grecia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En 2007, según Eurostat, el paro juvenil griego alcanzaba el 22,9%, el peor dato de toda la UE. El apodo acuñado para los jóvenes trabajadores -la generación de los 700 (euros)- parece sugerir que las cosas tampoco les van muy bien a muchos de los que cuentan con un empleo.

Una de las causas del problema reside, según la analista, en las deficiencias del sistema universitario. En 2007, la OCDE ya alertaba de la rigidez y escasa competitividad de un sistema que no facilita la transición al mercado laboral y que produce cada año sólo dos licenciados por cada 100 veinteañeros, la mitad de la media de la OCDE, que agrupa a 30 de los países más desarrollados del mundo.

El gasto público del Estado griego en la universidad figura entre los más bajos de la organización. A cambio, las partidas destinadas a pensiones, sanidad y administración pública se sitúan entre las más elevadas en la UE, lo que configura un cuadro de la distribución de los recursos públicos poco favorable a la juventud. Si se añade a la cuenta también el gasto para pagar los intereses de la imponente deuda pública, el panorama es aún menos alentador.

"El Gobierno griego ya ha aprobado una reforma universitaria que flexibiliza el sistema y va en la dirección adecuada, pero son necesarios pasos ulteriores", observa Koutsogeorgopoulou. "También consideramos que hay mucho espacio para una racionalización del gasto en sectores como sanidad, pensiones y administración pública". Así, mientras Grecia se clasificaba segunda entre los países de la OCDE en cuanto a crecimiento del PIB por habitante en la década 1995-2005, en el mismo periodo sólo alcanzaba el puesto número 27º en cuanto a empleo juvenil y número de licenciados (datos de 2004).

La realidad que reflejan estos datos -a los que hay que añadir una inflación muy vivaz este año- es un caldo de cultivo para el malestar cada vez más fértil, a medida que se agudiza la crisis económica internacional, aunque ésta esté golpeando a Grecia con menor virulencia que a otros países. "Creemos que Grecia mantiene un potencial de crecimiento superior al de la UE, y que su sistema bancario ha sido menos afectado por el contagio de activos tóxicos", dice Koutsogeorgopoulou. "Pero desde luego su economía no está exenta de riesgos". Las tensiones sociales contribuyen a agravar el pronóstico.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de diciembre de 2008