Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre con orden de alejamiento quema y mata a su novia en Gandía

El agresor había sido condenado anteriormente por quebrantar la medida

Nueva víctima de violencia de género. La policía lo sospechó inicialmente y ayer ya lo tenía claro. La mujer, de 36 años, encontrada quemada y muerta el pasado viernes en un parque del barrio de Beniopa de Gandía (Valencia), ha sido asesinada presuntamente por su pareja. Sobre el responsable del crimen pesaba una condena por malos tratos a la mujer ahora asesinada, dictada en 2006 por un juzgado de Sevilla, y tenía una orden de alejamiento que quebrantó en dos ocasiones. Por la segunda de ellas fue juzgado y condenado. También tenía antecedentes penales por delitos comunes. Ambos, el agresor y su víctima, eran inmigrantes irregulares y pesaba sobre ellos una orden de expulsión.

A las 9.30 del pasado viernes, la llamada de una vecina al servicio 112 avisó de que salía una gran columna de humo de un parque municipal. Allí se desplazaron de inmediato los bomberos y agentes de la policía local de Gandía. Allí comprobaron que en una ladera ardían unos arbustos. El fuego fue sofocado rápidamente. Entonces quedó al descubierto un cuerpo quemado.

El Cuerpo Nacional de Policía y una comisión judicial acudieron entonces al lugar del crimen. El cadáver estaba parcialmente calcinado. El fuego había lesionado severamente un brazo y el abdomen. Los primeros datos trazaron el perfil de una mujer de complexión delgada, que había muerto en otro lugar y que fue trasladada al punto donde la encontraron. No llevaba documentación. El trabajo de la Policía Científica y de Homicidios descifró horas después que la víctima es de nacionalidad brasileña. Su nombre estaba en los juzgados de violencia sobre la mujer por malos tratos y quebrantamiento de la orden de alejamiento del novio, un hombre de origen magrebí de 26 años.

La autopsia revelará exactamente cómo murió la mujer que hace el número 68 en la lista de víctimas de violencia machista en lo que va de año.

El cadáver presentaba golpes y por la posición en la que fue encontrado, boca abajo y con los brazos a la espalda, algunas fuentes señalaron que pudo haber estado maniatada. La inspección no halló restos de cuerdas o de algún otro elemento de sujeción, aunque es posible que, al igual que la ropa, se consumiera por las llamas. Los investigadores creen que murió en otro lugar, fue trasladada y arrojada envuelta en un plástico desde un lateral de la ladera del parque. El combustible con el que fue rociada favoreció el incendio de la maleza. El plástico y un mechero hallados en el lugar tenían huellas dactilares del que fuera pareja de la víctima. La policía le buscaba ayer.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de diciembre de 2008