ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 6 de diciembre de 2008
Reportaje:

Tres años y medio por "coautor"

La sentencia considera que el 'ultra' del Marsella atentó contra la autoridad, aunque no quede probado que fuera él quien lanzó la silla que hirió a un policía

El homenaje a Santos Mirasierra tendrá que esperar. El hincha del Olympique de Marsella tenía preparada su maleta en la cárcel madrileña de Estremera para nada. La docena de grupos ultras que comparten la Virage Nord del Velódromo deberán aplazar el recibimiento que planeaban para este martes al hincha francés de origen extremeño. Tras dos meses en prisión preventiva, Mirasierra fue condenado ayer a tres años y medio por "atentar contra la autoridad" y por "un delito de lesiones", el pasado 1 de octubre, durante los incidentes en el Calderón en los prolegómenos del Atlético-Marsella. Además, deberá pagar 900 euros por empujar a un policía por la espalda.

Basándose en el principio de coautoría, una figura que recoge el Código Penal desde 1995, la titular del juzgado de lo Penal número 20 de Madrid, Caridad Hernández, condenó al líder de los Ultras 84 por el lanzamiento de la silla que impactó en la frente del jefe de los antidisturbios, que recibió siete puntos de sutura. "Aunque no ha quedado probado que el acusado la lanzara, se encuentra en el grupo de personas que tiran sillas a los policías; en estos supuestos rige el principio de imputación recíproca que permite la atribución del resultado a todas los intervinientes", reza la sentencia, de 40 páginas.

Mirasierra, que recurrirá el fallo, fue absuelto del delito de desórdenes públicos

"Es muy duro aplicar la coautoría en este caso", se quejó el abogado del hincha, Erlantz Ibarrondo; "Se aplica, por ejemplo, cuando dos personas pegan a otra, y un tercero se queda mirando. Pero con 150 personas alrededor, ya puestos, ¿por qué no le acusan también de azotar a la policía con las hebillas de los cinturones?", afirmó en referencia al resto de incidentes en la grada. El fiscal, José Ignacio Altolaguirre, que pedía ocho años de cárcel -cuatro por atentado a la autoridad y otros cuatro por desórdenes públicos, delito del que fue absuelto-, le había contestado ya durante el juicio: "¿Por qué sólo existe un acusado? ¡Porque sólo hay un detenido!", apuntó.

La defensa recibió la sentencia con estupor. "No estamos en absoluto de acuerdo con la decisión, inesperada es poco. Por eso la vamos a recurrir el martes en la Audiencia Provincial de Madrid, ya que el lunes es festivo", recalcó el letrado, que considera que la resolución del recurso se puede dilatar al menos otro mes y medio. La sentencia recoge declaraciones contradictorias de los agentes. Uno de ellos asegura que Santos Mirasierra lanzó una "silla roja a la cabeza de su jefe, cuando era blanca", según el texto. Por su parte, el propio Mirasierra, de 34 años y sin antecedentes, declaró en la vista del miércoles que subió a la bocana "para calmar los ánimos". No le sirvió de mucho, como los testimonios que presentó a su favor. Entre ellos figuraban representantes de los Biris, del Sevilla, y de los Bucaneros, del Rayo Vallecano. Uno de ellos fue detenido la semana pasada por realizar pintadas que reclamaban la libertad de Mirasierra, en los muros del Calderón, horas antes del partido de Champions con el PSV.

Ibarrondo le explicó por la tarde la condena a Mirasierra. "Le he encontrado fastidiado, pero a la vez tranquilo. Mi cliente está confiado ante el recurso, una vez que no se prueba que lanzó la famosa silla", declaró mientras salía de la prisión de Estremera, adonde también se desplazaron la hermana del detenido, Lucile, su marido, y Severine, la novia de Santos. En su contra, uno de los policías agredidos se mostró "convencido" de que fue él quien lanzó la silla. Los vídeos de la seguridad interna del Calderón no lo confirman, de acuerdo con la sentencia. Tan sólo muestran que Mirasierra abandonó la bocana de los vomitorios 11 segundos después de que el responsable de los antidisturbios, el único que no llevaba casco, resultara herido. "Lo único que demuestran las imágenes es que Santos empujó a un policía". Por esa acción, sin embargo, Mirasierra pagará 900 euros de multa por una falta de lesiones.

"Nos llevan al matadero", dicen en el Atlético sobre el partido del martes

La familia Mirasierra recibió la condena al seguidor del Olympique "como si la hubiera dictado un consejo de guerra". Lucile, la hermana mayor de Santos, echaba humo al teléfono: "No soy la única. La gente está muy encendida. No le recomiendo a ningún español pasarse el martes por Marsella. Lamentablemente, van a pagar justos por pecadores... ¿De quién será la culpa? De la justicia española. Es la que ha encendido la mecha. Mi hermano tenía que haber matado a uno de los policías; al menos le hubieran caído tres años y medio por algo".

El clan Mirasierra, que reside en Miramas, a 40 kilómetros de Marsella, no exagera. "He hablado con los aficionados y están en un estado de cabreo inimaginable", afirmó Gilber Collar -abogado francés de Santos- en la emisora France Info. "El partido del martes no debería celebrarse", advirtió. "Es una opción que, con la que está cayendo, no nos sorprendería", comentan en el Atlético.

Entretanto, el presidente del conjunto francés, Pape Diouf, calificó la sentencia en la web del club como "insoportable y espantosa". "No pensaba que una injusticia así fuese posible en una capital europea como Madrid", indicó el dirigente marsellés, que antes de conocerse la sentencia recibía el apoyo del propio Zinedine Zidane. El ex madridista aseguraba hoy en Le Parisien que Santos "no había hecho nada".

Por primera vez desde los incidentes de hace dos meses en el Calderón, el miedo ha hecho mella en el Atlético. "Días atrás decíamos que no íbamos a la guerra. Es peor. Nos llevan al matadero", afirmó un directivo, que lamentó el fallo judicial "cuatro días antes del encuentro". El presidente de la Liga de Fútbol, José Luis Astiazarán, y Albert Soler, director de Deportes del CSD y presidente de la Comisión Estatal contra la Violencia, figuran en la expedición rojiblanca.

Santos Mirasierra, en la vista del pasado miércoles. / CLAUDIO ÁLVAREZ

La secuencia de vídeo que muestra cómo una silla blanca impacta sobre la cabeza de un policía. / EFE

Debido a las amenazas lanzadas por parte de la afición del Olympique de Marsella, la expedición española va a estar muy protegida. Sin embargo, se teme que una acción de cualquier descontrolado pueda provocar una desgracia. Los hinchas franceses han lanzado sus amenazas después de conocer la sentencia que condena a Santos Mirasierra a tres años y medio de cárcel. Los más afectados pueden ser los jugadores. Los aficionados atléticos que esta mañana se daban cita en Gijón, donde el Atlético jugará hoy contra el Sporting, lo dicen claro: tienen miedo. / AGENCIA ATLAS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana