ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 5 de diciembre de 2008

Agricultura prevé una caída del 12% en el sector primario

Samaniego ve la situación homologable al resto de la UE

El Gobierno elude la palabra crisis al referirse a la situación del sector primario, pero para el próximo año prevé una caída de casi el 12% en su aportación al PIB vasco. Las previsiones económicas, reflejadas en el proyecto presupuestario para 2009, le señalan como el único de los principales sectores económicos que cae, ya que para la industria se apunta una subida del 0,8%; para la construcción de un 0,3% mientras que en los servicios el aumento llega al 2,1%.

El consejero de Agricultura, Pesca y Alimentación, Gonzalo Sáenz de Samaniego, señaló el pasado 6 de noviembre, cuando detalló en la comisión parlamentaria correspondiente las cuentas de su departamento, que la caída del 11,9% prevista en 2009 resulta homologable a la que se espera en el resto de la UE. En ningún momento habló de crisis, a diferencia de la opinión generalizada en el sector, que ve a la agricultura y la ganadería "en depresión" y a la pesca de camino al colapso.

El Ejecutivo calcula que este año concluirá con una bajada del 0,7%

El peso del área en los presupuestos ha caído desde 2002 sin interrupción

Los datos resultan concluyentes: la producción de los principales cultivos ha bajado hasta un 41% en diez años, mientras que el peso del sector primario en el Producto Interior Bruto (PIB), que en 1995 ascendía al 1,1%, cayó al 0,7% en 2004, el último ejercicio del que existen datos. En la pesca, el empleo ha descendido casi un 56% en los últimos tres lustros, castigado por la congelación de precios para el arrantzale y las importaciones masivas. De los 584 barcos censados en la comunidad en 1992 se ha caído a los 300 que contabiliza el Eustat en su última estadística, de 2006.

El tripartito calcula que el PIB del sector primario concluirá el presente ejercicio con un descenso del 0,7% después de un último trimestre desastroso, en el que se piensa en una caída de alrededor del 8%. El próximo año, el descenso puede llegar al 14% en el tercer trimestre, según apunta el Ejecutivo.

En aquella comparecencia parlamentaria, Sáenz de Samaniego consideró suficiente el presupuesto del que su consejería dispondrá en el próximo jercicio, que se ha fijado en 177,1 millones de euros, lo que supone un 4% de incremento con respecto al del año actual. En lo que va de la presente legislatura, las partidas para Agricultura y Pesca han aumentado un 16,55%, frente al 41,36% de incremento de media en todo el Ejecutivo. Sólo la consejería de Vivienda y Asuntos Sociales, la única gestionada por Ezker Batua, ha registrado un aumento menor desde 2006: un 16,48%.

Aunque el Gobierno siempre ha defendido que el mantenimiento del sector primario era uno de sus objetivos, el peso de la consejería de Agricultura, Pesca y Alimentación entre los distintos departamentos ha ido bajando de una forma ininterrumpida desde 2002.

El parlamentario socialista José Luis Anda, portavoz de su formación en las cuestiones agrícolas y ganaderas, considera que se debe plantear si el modelo elegido para el sector primario resulta el adecuado. Desde hace 15 años está pendiente de aprobación una ley sobre política agraria, para la que ya existe un proyecto aprobado por el Consejo de Gobierno que desde octubre se halla pendiente de su debate en el Parlamento. Anda considera que ése podría ser un buen momento para buscar soluciones a la caída constante de este sector. "Se podía haber hecho un esfuerzo mayor en la agricultura productiva y no seguir con los procesos de concentración. Se prima la agroindustria", censura. Este parlamentario del PSE opina que el Gobierno tiene la "obsesión" de que la concentración en empresas de gran dimensión supone "el futuro y se olvida de los pequeños agricultores o ganaderos".

El principal sindicato del sector, EHNE, también se opone a las concentraciones que está impulsando el Ejecutivo y apuesta, en cambio, por recuperar el mercado más cercano y potenciar nuevas posibilidades, como la agricultura ecológica.

La mala situación del sector primario queda retratada también por el elevado índice de subvenciones, que suponen cerca de un 20% de la renta del agricultor, según datos oficiales. Expertos consultados por EL PAÍS las elevan, en el caso de los arrantzales hasta un 40% para el gasóleo o el 30% en la renovación de las flotas. De 2005 a 2007, las ayudas procedentes tanto de la UE como del tripartito han sumado unos 400 millones de euros.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana