ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 15 de noviembre de 2008
El futuro de Europa

El Kremlin acelera el relevo ante la crisis económica

El Parlamento ruso da vía libre a la ampliación del mandato presidencial

La Duma Estatal de Rusia (Cámara baja) aprobó ayer en primera lectura la enmienda constitucional que amplia el mandato del presidente de cuatro a seis años. A favor hubo 388 votos procedentes de Rusia Unida (RU), el partido de los seguidores de Vladímir Putin, junto con Rusia Justa (RJ) y los populistas de Vladímir Zhirinovski. En contra, 58 votos, todos ellos (con una excepción) del Partido Comunista, el único que se opuso a la iniciativa del presidente Dmitri Medvédev.

Los diputados de RU defendieron con argumentos vagos de "estabilidad" y "responsabilidad" una propuesta que les llegó precipitadamente el martes. Serguéi Mironov, el jefe del Consejo de la Federación y líder de Rusia Justa, opinaba en el diario Moskovski Komsomolets que el jefe del Gobierno, Vladímir Putin, era la única persona conocedora de las novedades aportadas por Medvédev en su discurso del 5 de noviembre.

Los analistas creen que Putin dejará el Gobierno para no sufrir más desgaste

El grupo que está en el poder quiere un mayor control de la situación en Rusia

El argumento económico es la principal interpretación de la iniciativa. Rusia se resiente de la caída de los precios del petróleo y sus reservas de oro y divisas se han reducido en un 20% en tres meses. En medios políticos se discute sobre la posibilidad de elecciones anticipadas, que tendrían lugar si la situación empeora, señalaba el diario Vedomosti, citando fuentes de RU.

La ampliación del periodo presidencial va emparejada con la prolongación del mandato de la Duma de los cuatro años actuales a cinco años. Además, la Cámara aprobó ayer de forma unánime otro cambio de la ley fundamental que obligará al Gobierno a rendir cuentas una vez al año ante el Parlamento. Así pues la Duma dio ayer luz verde a las tres primeras modificaciones de sustancia (formalizadas en dos leyes) de la Constitución de Rusia desde el plebiscito que la aprobó en diciembre de 1993.

Para ser efectivas, las enmiendas necesitan aún de dos lecturas más en la Duma, además de una mayoría de tres cuartos en el Consejo de la Federación (Cámara de las regiones) y de dos tercios de los Parlamentos regionales. Nadie duda de que todos estas instancias se pronunciarán con celeridad a favor. Los dirigentes de RU ya han recomendado a los parlamentos regionales que las aprueben antes del 23 de diciembre, según Vedomosti.

El próximo día 20 se celebra el congreso de RU, donde se espera que Vladímir Putin, pronuncie un discurso programático en calidad de líder de ese partido. Guennadi Ziugánov, el líder comunista, ha opinado que el objetivo es tratar de evitar que el político sea asociado con las responsabilidades por la crisis económica que se avecina. Entre las hipótesis que barajan los analistas políticos está que Putin deje la jefatura del Gobierno por el desgaste que esto acarrea en tiempos de turbulencias y transfiera la dirección del Gabinete a un técnico.

La ampliación del mandato presidencial no se aplicará al titular actual. En medios próximos al Kremlin unos piensan que la extensión del plazo presidencial va dirigido al retorno de Putin y otros consideran posible un segundo mandato del mismo Medvédev. Todos coinciden en que el equipo hoy en el poder en Rusia quiere tener un mayor control de la situación en el país y se cura en salud antes de que las cosas pudieran complicarse, ya sea por la economía o por otros factores.

Tanto Medvédev como Putin han evitado pronunciarse sobre elecciones anticipadas o reelección. Interpelado sobre si pensaba trabajar hasta el final de su mandato, Medvédev dijo: "Pero si yo ya trabajo. Porque me empuja a [tomar] una decisión?"

A la pregunta de si pensaba volver a presentarse a las presidenciales, Putin afirmó que la propuesta de Medvédev "no tiene una dimensión personal" y agregó que, "en lo que se refiere a quién y cuándo se puede presentar al próximo mandato, es un poco prematuro hablar de ello". "Los ciudadanos rusos y nuestros socios extranjeros se han convencido de que el sistema de dirección que se ha creado en Rusia funciona de modo eficaz". aseguró. Si no hay imprevistos, los próximos comicios presidenciales se celebrarán en 2012.

En el pasado, Putin estuvo rotundamente en contra de las enmiendas constitucionales. En 2001 las consideraba "el camino directo a la crisis de poder" y a "peligrosos conflictos estatales". En 2003, decía que el mismo hecho de enmendar la Constitución es "un factor de desestabilización" y en 2005, advirtió que si cada nuevo dirigente "va a cambiar la Constitución a su medida, de este Estado pronto no quedará nada".

Putin habla con la primera ministra ucrania, Yulia Tymoshenko. / AP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana