Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ascó sufre fugas "bajo control" de agua radiactiva

La nuclear de Ascó II (Tarragona) pierde agua radiactiva. La piscina de combustible gastado de la central, propiedad de Endesa e Iberdrola, sufre escapes de hasta un litro por semana, según se ha detectado en la prueba de fugas. La nuclear considera que estas pérdidas son "pequeñas" y están "bajo control" porque no salen al exterior. Pese a ello, no logra repararlas. La fuga se arrastra desde hace al menos cuatro meses y no se resolverá, como mínimo, hasta la próxima primavera.

El líquido que pierde la planta está en contacto directo con el combustible nuclear ya gastado, por lo que concentra altos niveles de radiactividad. "El combustible gastado sigue emitiendo partículas radiactivas y el agua las absorbe. La piscina es como un enorme tubo de escape pero hermético", ilustra un técnico de la nuclear. Éste vincula los escapes al mal estado del recinto. El tubo de Ascó II deja bastante que desear: la piscina registra "golpes, arañazos y grietas en soldaduras", según una inspección visual que el CSN realizó este verano. "Hay puntos con corrosión", añade el inspector del Consejo. Y concluye la descripción de daños en la zona con un impreciso "etcétera".

La central sostiene que la fuga está controlada gracias al diseño de la planta: la piscina queda protegida por un forro metálico que actúa a modo de segunda capa. Ahí se contiene el agua que la piscina pierde por un punto aún sin determinar. "Están aprovechando la red de seguridad. Si falla ya no quedan más", protestó el grupo ecologista Greenpeace.

Corrosiones al Congreso

La información de la corrosión en Ascó I que la nuclear está investigando y que publicó ayer EL PAÍS fue puntualizada por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que "descartó la existencia" de tales problemas. Pese a admitir la detección de plomo en Ascó y recoger que este metal precede a un tipo de corrosión agresiva, el CSN señaló en una nota de prensa que tal posibilidad "carece de fundamento y de soporte técnico".

La presidenta del Consejo, Carmen Martínez Ten, deberá aclararlo en el Congreso. El portavoz de ICV, Joan Herrera, pidió oficialmente su comparecencia para preguntarle sobre el asunto. "Estará obligada a respondernos en diciembre, en la asistencia anual que debe hacer en las Cortes", aseguró Herrera.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de noviembre de 2008