Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¿Cómo me voy a ir de Granada?"

Alumnos y amigos apoyan en clase a García Montero, que dejará la Universidad

El poeta Luis García Montero tardará en olvidar su clase de ayer en la Universidad de Granada. Además de sus alumnos, un auditorio muy especial, integrado por artistas, compañeros, políticos, periodistas y amigos, quiso arropar al profesor tras la condena por injurias a un compañero de departamento, José Antonio Fortes, y asistió a su clase de la asignatura Federico García Lorca y la Generación del 27.

Tras la condena, García Montero ha decidido abandonar su puesto de catedrático de Literatura Española en la Universidad de Granada, donde ingresó en 1981. García Montero pedirá una excedencia a comienzos del próximo curso y se irá a trabajar fuera de la Universidad.

Un centenar de personas mostraron con su presencia en clase el apoyo tras la condena. Entre ellos, estaban el pintor Juan Vida, los cantaores Enrique Morente y Juan Pinilla, el poeta José Carlos Rosales y su propio hermano, que es concejal de Cultura de Granada, Juan García Montero. El autor de Completamente viernes, que es Premio Nacional de Poesía, fue recibido entre aplausos en el Aula III de la Facultad de Filosofía y Letras.

García Montero dijo que la excedencia "no es una renuncia a la plaza"

El profesor de Filosofía del Derecho Mariano Maresca leyó un manifiesto en apoyo al catedrático que ha surgido del Festival Internacional de Poesía Ciudad de Granada y al que se han sumado, entre otros, los cantantes Miguel Ríos y Joaquín Sabina, los escritores Benjamín Prado y José Manuel Caballero Bonald y el hispanista Ian Gibson.

"Todos nosotros, profesores, alumnos y ciudadanos, nos sentimos condenados por esa misma sentencia y queremos hacer público nuestro refrendo a la trayectoria del catedrático Luis García Montero, al valor de su magisterio y a su contrastada defensa de la dignidad de las personas y las instituciones libres. Perdemos a alguien muy valioso y nos quedamos con lo que hay. Y no sabemos callarnos", señala el manifiesto, al que es posible adherirse a través de la página web www.fipgranada.com.

Tras la lectura, un García Montero agradecido y emocionado tomó la palabra para asegurar que se responsabiliza de lo que ha dicho. "Estoy tranquilo, estoy seguro de lo que hago y de lo que no hago, y estoy en condiciones de agradecer el apoyo humano, la comprensión y la complicidad de mis compañeros", comentó el escritor.

García Montero dijo que la excedencia "no es una renuncia a la plaza". "Siempre hay posibilidad de volver", matizó. Deja así la puerta abierta. Tampoco se marcha para siempre de su ciudad natal: "Yo vivo entre Granada y Madrid. En Granada están mis padres, mis hermanos y todos mis amigos. Para mí es imposible irme. ¿Cómo me voy a ir de Granada?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de noviembre de 2008