ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 12 de noviembre de 2008

El tripartito advierte que no tolerará otro retraso de la financiación

Zaragoza admite que la relación entre Montilla y Zapatero es "complicada"

La paciencia del Gobierno catalán en general y del PSC en particular en torno a las negociaciones para el nuevo sistema de financiación está llegando al límite. El nuevo plazo que José Luis Rodríguez Zapatero y José Montilla se dieron la semana pasada para acordar el nuevo modelo -fines de diciembre- no convence ni a Esquerra Republicana ni a Iniciativa. Tampoco el PSC lo ve claro. La consejera de Justicia, la socialista Montserrat Tura, ayer en funciones de portavoz del Ejecutivo, dijo que sería "difícilmente explicable" que la Generalitat acabase el año sin un nuevo sistema de financiación. El secretario de organización del partido, José Zaragoza, añadió que las relaciones entre ambos líderes son "complicadas".

Y es que los incumplimientos del Gobierno central están haciendo mella, tal como se comprobó ayer en la reunión del Gobierno catalán. La extrema discreción que rodea las negociaciones sobre el nuevo sistema de financiación no impidió que José Montilla ofreciera a sus consejeros una breve explicación de su encuentro de la semana pasada con José Luis Rodríguez Zapatero, en el que ambos se conjuraron para alcanzar un acuerdo definitivo antes de fin de año.

Fuentes del Ejecutivo explicaron que Montilla no ocultó algunos gestos de incredulidad, pese a mantener que confía que Zapatero cumplirá esta vez. Montilla y el PSC consideran que el presidente del Gobierno respetará el nuevo plazo para evitar un daño irreparable a su credibilidad no sólo en Cataluña, sino en otras autonomías que también reclaman la reforma del sistema.

Tura, ante los periodistas, recordó que: "Ya estamos fuera de plazo", pues el Estatuto establece la fecha del 9 de agosto para alcanzar un acuerdo. Su mensaje entronca con las advertencias que en los últimos días han lanzado los dirigentes del PSC, que han alertado de "consecuencias muy graves" si acaba el año sin un acuerdo.

José Zaragoza redobló ayer las presiones a Zapatero admitiendo en Catalunya Ràdio que las duras negociaciones para la financiación han afectado a la relación personal entre éste y Montilla. Admitió que sus relaciones son "complicadas", pero le restó importancia. "Lo importante es que el presidente del Gobierno haga de presidente del Gobierno y que el presidente de la Generalitat haga también su papel", dijo en una entrevista a Catalunya Ràdio.

El secretario general de Esquerra Republicana, Joan Ridao, pidió ayer otra reunión entre Montilla y Zapatero, ésta para que el presidente de la Generalitat traslade al jefe del Ejecutivo sus inquietudes en torno a la crisis económica y a las soluciones que se buscarán en la conferencia del G-20 del próximo fin de semana. Montilla no se refirió a la petición de ERC, pero ayer, durante la entrega del Premio Internacional Catalunya, pidió que la revisión del capitalismo que se plantean las grandes potencias mundiales pase por dar al sistema financiero un "grado más elevado de transparencia, control y equidad".

Enojo por un reportaje

Un amplio reportaje publicado por el semanario The Economist sobre la crisis económica en España ha provocado, de rebote, las iras del Gobierno catalán. El texto habla de la situación política catalana y de la convivencia lingüística, entre otras cuestiones. Lo que ha molestado al Gobierno catalán es que el escritor Antonio Muñoz Molina califique de "caciquil" la política de Jordi Pujol al frente de la Generalitat. El mismo calificativo da al ex presidente gallego Manuel Fraga y al actual presidente de la Junta de Andalucía, el socialista Manuel Chaves.

El delegado de la Generalitat en Londres, Xavier Solano, envió al semanario una carta en la que califica de "desafortunado" e "inaceptable" que se tilde al ex presidente Pujol de cacique y muestra su rechazo a que la revista hable de "obsesión nacionalista" por la lengua catalana.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana