Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La escuela fracasa porque está obsoleta"

Manifiesto de docentes contra clichés "distorsionados" sobre la educación

La escuela fracasa en España, sí, pero no porque se enseñen pocos contenidos, bajen los niveles de exigencia, los alumnos sean peores que los de antes y haya mucha pedagogía y poca enseñanza. "Todo lo contrario: fracasa porque sigue predominando un modelo educativo tradicional y obsoleto", asegura el manifiesto pedagógico No es verdad, redactado por la red de profesores IRES (Investigación y Renovación Escolar) y que coincide en el diagnóstico -la educación va mal- pero no en los argumentos "pobres", en ocasiones "insultantes", "poco rigurosos", "distorsionados" y "simplistas" lanzados, con notable repercusión mediática, desde determinados sectores docentes e intelectuales.

"Leíamos cosas y decíamos, 'esto no es verdad', 'esto no es así', hasta que hemos decidido pronunciarnos, porque si nos callamos parece que todos pensamos de la misma manera", explica Rafael Porlán, responsable de la campaña. De ahí que ésta se llame No es verdad y que cada uno de sus apartados se encabece con tan sentenciosa frase. Como muestra, el primero: "No es verdad que en la escuela actual predomine un modelo de enseñanza diferente al tradicional", sino que más bien ocurre lo contrario, y "la cultura escolar dominante sigue basándose en la transmisión directa de contenidos inconexos y no pocas veces desfasados e irrelevantes, en el aprendizaje mecánico y repetitivo, en la evaluación selectiva y sancionadora y en la prolongación de la jornada escolar con abundantes deberes".

Rebate a quienes creen que la inmigración y la diversidad aumenta el fracaso escolar. O a quienes arremeten contra los jóvenes. "Son diferentes pero no peores, y son el producto de la sociedad en la que viven".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de noviembre de 2008