Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mortier deja la Ópera de Nueva York por la crisis

La crisis económica también afecta a los grandes. El contundente recorte presupuestario de la Ópera de Nueva York para los próximos años, que ha caído de los 47 millones de euros a los 28, ha empujado al director belga Gérard Mortier (Gante, 1943) a renunciar a la dirección general y artística de la institución, que debería asumir a partir de la próxima temporada. "No puedo dirigir una compañía que tiene menos presupuesto que la más pequeña compañía de Francia, no me necesitan para eso", declaró Mortier a The New York Times.

Esta decisión puede ser el inicio de una carambola que podría culminar con el desembarco del director belga en la dirección artística del Teatro Real, que estará vacante a partir de 2010, o del Liceo de Barcelona. Después de lamentar el desenlace de su aventura estadounidense -"nunca he trabajado tan duro", afirmó-, Mortier confía en nuevas propuestas. Quizás con ironía y debido a su edad (cumple 65 años a finales de noviembre), manifestó: "Tal vez nadie me quiera más".

El director belga dirige la Ópera Nacional de París desde la temporada 2004-05 y, dado que la legislación francesa le obliga a dejar el cargo al cumplir los 65 años -de forma excepcional podrá continuar hasta el fin de la actual temporada-, quedará disponible para otras instituciones.

Gérard Mortier había desestimado una oferta para los teatros líricos de Viena y apostó por el proyecto neoyorquino. Durante los últimos años ha vivido a caballo entre Nueva York y París. ¿Será Madrid o Barcelona la nueva escala del mítico director?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de noviembre de 2008