Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Reportaje:ARTE

Los artistas se apuntan a combatir la contaminación

Basurama muestra la relación entre consumismo e impacto ecológico con el proyecto de urbanización del desierto de los Monegros

La sevillana Solúcar PS10, la primera planta solar termoeléctrica por tecnología de torre del mundo, que produce energía limpia comercial, es una de las armas secretas del jugador de ANWR (Arctic National Wildlife Refuge), contra las explotaciones petrolíferas, para salvar de la extinción el oso polar.

ANWR forma parte de Gas Zappers, tres juegos online del artista Kenneth Hung que se exhiben en el Berkeley Art Museum. "La industria del videojuego ha superado ampliamente Hollywood. Los proyectos de net.art, interactivos y lúdicos, son perfectos para llevar la ideología del cambio social a los más jóvenes", indica Hung, autor también de unos trabajos de investigación sobre los juegos como herramienta de propaganda o para incrementar la conciencia social.

Gas Zappers, protagonizado por el amenazado oso polar, propone diferentes escenarios -de colores brillantes y estética pop- que plasman causas, problemas y posibles soluciones al calentamiento de determinados lugares. "La narrativa del juego critica los remedios rápidos y mediáticos, y sugiere estrategias reales y articuladas para reducir las emisiones de gases nocivos", explica Hung.

Si en ANWR el jugador debe recoger barriles de petróleo, sorteando icebergs y evitando caer en el mar, tan contaminado que moriría, en Four CO2untries debe utilizar paneles solares para defender la Tierra y detener el efecto invernadero causado por los países del eje de la contaminación: China, Estados Unidos, Rusia e India.

En el tercer juego, Save Venice, hay que ayudar el presidente del IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change), Rajendra Pachauri, convertido en un Moisés gondolero, a salvar la ciudad de la amenaza de las aguas. "El caso de Venecia es paradigmático. Hace un siglo se inundaba unos siete días al año, mientras que en 2007 estuvo inundada unos 200", asegura el artista, que completa sus juegos con numerosos datos y sus respectivas fuentes, creando así una atípica base de datos sobre el deterioro medioambiental.

Las emisiones, principales responsables de la contaminación atmosférica, se pueden visualizar en Atmospheric Pollution, un proyecto interactivo de las artistas de Tijuana (México) Carmen González y Leslie García. "Diez años después del Protocolo de Kioto, el mundo no ha llegado a un acuerdo y la atmósfera ya no puede esperar", afirman las artistas. Basta con pulsar en los nombres de sustancias nocivas para ver su efecto.

Coincidiendo con la presentación del plan Gran Escala, que pretende convertir el desierto de los Monegros en Las Vegas de Europa, y considerando el impacto ecológico que tendría la creación de 32 casinos, 70 hoteles, 232 restaurantes, 500 tiendas, un campo de golf y parques temáticos, el colectivo madrileño Basurama ha lanzado 6.000 Km., un proyecto que relaciona consumismo, desperdicios y degradación ambiental. "¿Qué paisaje nos ha dejado la expansión económica a cuyo hundimiento asistimos estos días? ¿Cuál es el precio de un nivel de vida desaforado?", se preguntan. Basurama pide imágenes y datos para cartografiar los desarrollos urbanos y de infraestructuras que devoran territorio español.

GAS ZAPPERS: www.gaszappers.com ATMOSPHERIC POLLUTION: http://dreamaddictive.com/ap 6.000 KM. PROYECTO: www.basurama.org/6000km ECO FORUM: www.global-ecoforum.ning.com

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de noviembre de 2008