Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La polémica por el libro sobre doña Sofía

PP y PSOE ordenan guardar silencio sobre las declaraciones de la Reina

Gays, maltratadas y abortistas critican las opiniones de doña Sofía en un libro

Las opiniones de la Reina contra el aborto, la eutanasia y las bodas entre personas del mismo sexo, y a favor de la religión en la escuela, recogidas en el libro de Pilar Urbano La Reina muy de cerca y adelantadas por EL PAÍS, provocaron ayer una encendida respuesta por parte de diversos colectivos, pero apenas tuvieron eco en los partidos políticos mayoritarios, el PP y el PSOE, que recibieron la consigna de sus respectivas direcciones de no hacer valoraciones ni sobre esos temas ni sobre otras cuestiones políticas que doña Sofía aborda en el texto.

- PSOE. Un SMS con instrucciones. "La dirección del grupo recuerda que el criterio permanente es no valorar las opiniones de los miembros de la Casa Real". Los diputados del PSOE recibieron a primera hora de ayer este SMS. "No vamos a hacer declaraciones sobre el libro", aseguró el propio portavoz del Grupo, José Antonio Alonso, cumpliendo en su comparecencia ante la prensa en el Congreso su propia instrucción. Sólo desoyeron dos diputados de Izquierda Socialista, Juan Antonio Barrio de Penagos y Manuel de la Rocha, quien aseguró a Europa Press que "la Reina ha roto el principio de neutralidad al que debe someterse" y pone en cuestión su "profesionalidad". En privado, diputados socialistas sí mostraron su sorpresa por las declaraciones recogidas en el libro.

- PP. Sólo habla Pujalte. El PP también evitó opinar en público sobre el asunto. "Respetamos y nunca valoramos las palabras de los miembros de la familia real", aseguraba la versión oficial de la dirección del grupo en el Congreso. La excepción en este caso fue Vicente Martínez Pujalte, que aseguró que le parecen "muy bien" las palabras de la Reina.

- IU, ICV, ERC, PNV. "Se ha metido en un jardín". El diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares, aseguró que doña Sofía perjudica a la Casa Real y confronta con otro poder del Estado, emanado de los ciudadanos: el Parlamento. Llamazares se felicitó de que en España no gobiernen los Reyes: "Por suerte en España el Rey reina, pero no gobierna, y la Reina tampoco. Quien decide lo que es o no matrimonio es el Parlamento y el Parlamento ha decidido que la unión entre homosexuales es tan matrimonio como la unión entre heterosexuales".

Desde ERC, su portavoz en el Congreso, Joan Ridao, mantuvo que "no sorprende mucho que las opiniones de la Reina sean obsoletas y arcaicas ya que la institución lo es". Para ERC "son más que sorprendentes las referencias creacionistas". El secretario general de ICV, Jordi Guillot, pidió ayer a doña Sofía "una rectificación pública" por sus manifestaciones sobre el matrimonio homosexual. La única voz del PNV que entró a valorar el contenido de libro fue el senador Iñaki Anasagasti, quien aseguró que doña Sofía se había metido en "un jardín de rosas y de espinas".

- Gays y lesbianas. Indignados por unas opiniones frívolas. En opinión de la Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, las declaraciones de la Reina refiriéndose a las uniones de personas del mismo sexo ("A eso que no le llamen matrimonio porque no lo es") son "una salida de tono intolerable" y algo "inaudito y retrógrado", porque cuestiona una ley aprobada por el Parlamento. En un comunicado, este colectivo reclamó una rectificación pública y tachó de frívolas y poco respetuosas las afirmaciones de la Reina en el libro de la periodista Pilar Urbano.

- Eutanasia. "Se podía haber callado". Salvador Pániker, presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignamente, se mostró sorprendido porque doña Sofía haya manifestado su oposición a la eutanasia, pero a favor de la muerte digna: "Los Reyes callan sobre tantas cosas y precisamente éste es un ejemplo sobre algo que sobre lo que se podrían haber callado". Y añadió: "Además, alguien debería explicarle que quien está a favor de la muerte digna también está a favor de la eutanasia".

- Aborto. "Absolutamente inaceptables". "En absoluto estoy a favor del aborto", contestó la Reina en el libro. Esta respuesta provocó una guerra verbal entre partidarios y detractores de la interrupción del embarazo. Para el Foro de la Familia es una opinión compartida por la inmensa mayoría de los españoles. Y según la Fundación vida, "doña Sofía ha hablado desde su experiencia como mujer, madre y abuela, y eso hace más valiosa su postura". Y añadieron: "Quienes la atacan son aquellos que se autoproclaman defensores de los derechos y de las mujeres y los que temen que se les fastidie el negocio". Por su parte la portavoz de la Asociación de Clínicas Autorizadas para la Interrupción del Embarazo, Empar Pineda, señaló que se trata de unas declaraciones "absolutamente inaceptables" que se producen cuando se "está planteando la reforma de una norma obsoleta del año 1985". "Creo que hay que exigirle una rectificación porque no es tolerable lo que ha hecho en una monarquía constitucional como la nuestra", subrayó.

- Violencia de género. "Profundo desconocimiento". En el libro, la Reina indica que informar "más y con todo detalle" de este asunto "provoca un contagio". Estas palabras fueron rebatidas ayer por la presidenta de la Comisión de Investigación de Malos Tratos a Mujeres, Consuelo Abril: "La prensa es fundamental para la concienciación social y ayuda a aflorar el problema. En su opinión, se nota que habla con un desconocimiento muy profundo". "Yo le recomendaría que invitara a un grupo de maltratadas y gustosamente se lo explicaríamos. Probablemente si oyera a estas mujeres cambiaría de opinión. Le ayudarían a hablar con criterio de este tema", añadió.

- Educación. "El origen del mundo no está en la religión". En el libro se puede leer: "Se ha de enseñar religión en los colegios al menos hasta cierta edad, los niños necesitan una explicación del origen del mundo y de la vida", manifestó la Reina. Pedro Rascón, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), criticó esta visión de lo que debe ser la educación de los menores y subrayó que, al contrario de lo que opina doña Sofía, para explicar a los niños el origen del mundo y de la vida "no es necesaria una asignatura de religión". Rascón apuntó que estas declaraciones de la Reina se enmarcan en "una opinión personal y no una opinión de Estado. Me preocuparía mucho más si lo dijera el presidente del Gobierno o la ministra de Educación". Asimismo defendió la postura de CEAPA: "Un planteamiento laico de la educación porque entendemos que esa es la postura más respetuosa para todas las creencias".

Con información de Fernando Garea, Joan Foguet, Karim Asry y Elsa Granda.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 2008