Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Reportaje:talentos

Una pintora en la corte de la fama pop

Elizabeth Peyton eleva a la categoría de arte la cultura de las celebridades

La fascinación por la fama puede ser extraña a veces. Y pese a las apariencias, la artista estadounidense Elizabeth Peyton no retrata a famosos sólo por el hecho de serlo. En realidad, pinta a creadores a los que admira. Vivos o muertos. Su celebridad es algo accesorio, por tanto. De ahí que pasear por la retrospectiva Live Forever: Elizabeth Peyton -en el New Museum de Nueva York, hasta el próximo enero- parezca más un viaje por eso que llaman cultura pop.

Kurt Cobain, Jarvis Cocker, cantante de Pulp, Liam Gallagher (Oasis), John Lennon, Georgia O'Keeffe, Matthew Barney, Marc Jacobs o Keith Richards son la materia prima creativa de Peyton, artista de 43 años nacida en Connecticut. A principios de los noventa abrazó el universo del retrato en un momento en el que, frente a la pulsión del arte conceptual, el arte figurativo había caído completamente en desgracia. Deudora de la estética y preocupaciones warholianas y sin perder de vista a artistas como David Hockney o Alex Katz, Peyton comenzó primero a jugar con el pasado: en su primera exposición individual en Nueva York en 1993 las figuras a carboncillo de Napoleón, María Antonieta o la reina Isabel II llenaron una pequeña habitación del Chelsea hotel en Nueva York.

Peyton utilizaba como modelos fotografías o imágenes de libros que poco a poco fue sustiyendo por las que ella misma tomaba de amigos o amantes como Jake Chapman -integrante del movimiento de los jóvenes artistas británicos que promovió Charles Saatchi- el pintor Tony Just, o su ex marido, el sorprendente artista Rirkrit Tiravanija.

En realidad los más de 100 lienzos de esta muestra -Peyton pinta cuadros pequeños que oscilan entre los 20 y los 30 centímetros de ancho o largo- son como una ventana hacia todas aquellas personas que atraen o fascinan a esta creadora. "A mí no me interesan los famosos. Me interesa lo que la gente hace", dice la artista. "Sentí que no había fotografías que fueran a perdurar de gente que había hecho cosas importantes. Las obras en los museos tienen una vida más larga que las fotografías de las revistas".

De ahí también el título de la exposición Live Forever, tomado del tema homónimo de Oasis, donde Liam Gallagher canta: "Ahora es el momento de descubrir por qué tú eres igual que yo, por qué vemos cosas que ellos nunca verán y por qué vamos a vivir eternamente". Siempre es difícil predecir si una artista a mitad de su carrera llegará a escribir una página en la historia. Lo bueno de Peyton es que, al menos, los protagonistas de la mayoría de sus cuadros sí han hecho méritos para ello.

Grandes preguntas

- ¿Quién es? Artista obsesionada con retratar la fama (y, de vez en cuando, a sí misma, como en el autorretrato bajo estas líneas). La clase de creadora de culto que enloquece por igual a revistas de moda y de arte.

- ¿De dónde viene? Nació en Connecticut en 1965. Heredera de Hockney, Katz o Georgia O'Keeffe.

- ¿Adónde va? No se deja entrevistar facilmente, así que se sabe poco de sus proyectos inmediatos. Es de esperar que sus cuadros sigan cotizando como hasta ahora. Su obra está en el club del millón de dólares.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de octubre de 2008

Más información