Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una conversación entre Zapatero y Urkullu salva los Presupuestos

El PNV y el BNG apoyarán las cuentas del Gobierno tras arrancarle 210 millonesCinco enmiendas

La política está llena de paradojas y ayer le tocó al PNV demostrarlo. El mismo partido que hace tan sólo unas semanas defendía la consulta en el País Vasco, ayer se convirtió en el salvador de los Presupuestos Generales del Estado en tiempos de crisis. Una conversación entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el del PNV, Iñigo Urkullu, salvó las cuentas del Estado cuando faltaban minutos para que se cerrara el Registro del Congreso, a las dos de la tarde, y los nacionalistas vascos se disponían a presentar una enmienda a la totalidad contra los Presupuestos.

El líder peneuvista gana la batalla interna del partido al 'lehendakari'

El presidente prometió a Quintana 125 millones extras para Galicia

El acuerdo cerrado entre Zapatero y Urkullu, unido al logrado entre el Grupo Socialista y el BNG, suma ocho votos, lo que permitirá al Gobierno salvar los Presupuestos por la mínima en la votación del miércoles en el Congreso. Los socialistas necesitan siete votos de otros grupos para contar con mayoría absoluta en la Cámara. Disponen de 169 de los 350 escaños. A los 169 podrán sumar los seis votos del PNV, dos del BNG y una abstención de UPN.

Todos los demás partidos votarán las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos: PP, CiU, IU-ICV, ERC, Coalición Canaria, Nafarroa Bai y UPyD.

José Antonio Alonso, Ramón Jáuregui y Francisco Fernández Marugán, por el PSOE, y Josu Erkoreka y Pedro Aspiazu, por el PNV, continuaron por la mañana la negociación iniciada la víspera. Pero fue la conversación telefónica entre Zapatero y Urkullu poco antes de cerrarse el plazo para la presentación de enmiendas a la totalidad la que cerró el acuerdo. Ambos coincidieron en que si había voluntad política convenía no prolongar la tensión durante el fin de semana.

El acuerdo reconoce que la investigación es una competencia concurrente entre el Gobierno central y el vasco, traspasa 85 millones de euros al Ejecutivo de Vitoria para ejercerla -y no los 150 que pedía- y los deducirá del Cupo (la cantidad que la autonomía vasca paga al Estado por los servicios no traspasados). El Estado se compromete, asimismo, a invertir en la obra del Puerto de Pasajes. El PSOE mantuvo informado al PSE de la negociación.

El PNV, a cinco meses de las elecciones vascas, podrá vender al sector moderado de su electorado, irritado por la política soberanista de Ibarretxe, su responsabilidad en el apoyo a unos Presupuestos en tiempo de crisis y el lograr competencias para el Gobierno vasco que serán útiles para combatirla, como la Innovación.

Zapatero estaba muy satisfecho por el alcance político del acuerdo al haber convertido al PNV, por primera vez en la historia, en el eje de la aprobación de las cuentas. Además, llega en un momento de crisis económica y de inestabilidad política ante la inhibición de los socios habituales del Gobierno en la votación de los Presupuestos, los nacionalistas catalanes. La Moncloa cree también que el acuerdo sintoniza con una mayoría de vascos que quiere el pacto institucional y no la bronca.

En clave interna, fuentes del PNV destacaban que la de ayer es la primera victoria del sector autonomista del partido, que encabeza su presidente, Iñigo Urkullu, frente al soberanista de Juan José Ibarretxe.

Zapatero también conversó con el líder del Bloque Nacionalista Galego y vicepresidente del Gobierno de Galicia, Anxo Quintana, con el que se comprometió a invertir 125 millones más de euros en infraestructuras para esta comunidad. "No teníamos margen, sí o sí", señalan fuentes de la dirección del PSOE para recalcar que en medio de una grave crisis económica, España no puede quedarse sin presupuestos.

A los 169 votos del PSOE se unirán los seis del PNV y los dos del BNG, que suman 177. Éstos harán frente a los 171 que suman los 153 del PP, al que se le quita uno de UPN porque se abstendrá; los 10 de CiU; los cinco de ERC-IU-ICV; los dos diputados de Coalición Canaria y uno de UPyD.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de octubre de 2008