Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los sindicatos anuncian campañas y movilizaciones

Los sindicatos no van a esperar a ver qué sucede en la reunión de la próxima semana entre los rectores y el Gobierno regional. Están muy preocupados con todo lo que ha sucedido, con la "sorpresa" que ha supuesto el recorte tanto para las universidades como para ellos y lo ven como "una amenaza". Por eso, CC OO, UGT y CSIF harán público hoy un comunicado conjunto denunciado la situación que generan los recortes anunciados por la Comunidad de Madrid en la financiación.

Estos sindicatos iniciarán además asambleas informativas en todos los centros, una campaña de movilizaciones, con concentraciones en las facultades y escuelas y otra dirigida a toda la sociedad sobre la importancia que tiene la universidad pública para el futuro del país, explican los secretarios generales de las Federación de Enseñanza de Madrid de CC OO y UGT, Francisco García y José Vicente Mata, respectivamente.

"Con el recorte de la financiación de las universidades se junta un problema laboral con otro de defensa del sistema público, que perderá calidad. Y esta medida tiene una repercusión directa en el personal", señala Francisco García. En las seis universidades públicas de Madrid hay alrededor de 24.000 trabajadores, de los cuales el 14% son interinos.

El "cheque"

El programa del PP de Madrid recoge la financiación "directa" al estudiante universitario. Esto es lo que temen los sindicatos, es decir, el famoso "cheque universitario" que recogió en un informe el Consejo Económico y Social de esta comunidad. Proponía que se eliminen los precios públicos (es decir, las tasas de los alumnos) y se dé directamente a los alumnos "según su excelencia" un "cheque" por el valor real de cada plaza, que llega a ser hasta siete veces superior a lo que paga el estudiante.

"La pretensión es financiar directamente a los estudiantes para que vayan a la universidad que quieran, sea pública o privada, de forma que se trataría de una manera de desviar parte de la financiación a los centros privados superiores", señala García. "Además, al darlo según la excelencia se estaría rompiendo con la igualdad de oportunidades. Éste es el modelo del PP y por eso este recorte no nos ha sorprendido del todo. Esta política de privatización es la que se viene haciendo en la sanidad o en la educación pública no universidad de Madrid", añade.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de octubre de 2008