Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El quinto miembro de U2

El 3D hace sentirse al público integrante de la banda irlandesa en el filme 'U23D'

Dublinesa, cuarenta y pico años y amiga de toda la vida de Paul David Hewson. A Catherine Owens sólo le quedaba trabajar para U2, porque el señor Hewson es más conocido por su alias, Bono. "Es un buen amigo pero el filme no ha surgido de nosotros".

Owens, que vive en Nueva York, reparte su tiempo entre dos pasiones: su obra artística (videoinstalaciones, escultura, fotografía...); y la concepción visual de las giras de la banda irlandesa. "Primero, ellos hacen la música; después, yo pongo las imágenes basadas en las canciones. Aunque todos poseen grandes mentes creativas. Así que tenemos grandes conversaciones sobre la creatividad". Por eso, cuando la empresa 3ality digital decidió impulsar su nuevo sistema de grabación en tres dimensiones pensaron en "el grupo de rock más famoso del mundo [según Owens]" y contactaron con la cineasta. Me pareció una buena idea, y más cuando me enseñaron las pruebas. Intuí que a Bono le iba a enganchar.

Por si acaso, rodaron algunas secuencias en un concierto en Anaheim (California), antes de que Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr. aprobaran el rodaje. "Bono decidió que el mejor momento sería su tour por Suramérica, porque llevaban ocho años sin actuar allí. El público bulliría apasionado. Habría electricidad. Así que rodamos en Ciudad de México, São Paulo, Santiago de Chile y Buenos Aires en febrero y marzo de 2006, aprovechando la gira Vertigo", comenta Owens, puro tópico de irlandesa con su acento, su piel traslúcida, sus ojos claros y su melena pelirroja.

Después, llegó el montaje, primero en las tradicionales dos dimensiones, para revisar el metraje, y posteriormente en 3D, proceso que acabó en septiembre de 2007. El resultado, U23D, que se estrena hoy en España, sólo en salas con 3D y en pantallas IMAX, y que apabullará a cualquier rockero. Después de un inicio con el tema Vertigo, en el que la directora luce los habituales trucos de tres dimensiones (guitarras que salen de la pantalla, cantante que casi toca al espectador...), Owens decide hacer suya la película y juega con la banda, con los efectos visuales e incluso añade dibujos de su propia cosecha. "Ellos estaban dedicándose a su público. Pero es obvio que cuando Bono dibuja con el dedo

[momento aprovechado por la directora para añadirle unos bocetos], estaba pensando en la película, en cómo añadir un disfrute a la gente que le viera en las salas". Y ella, en Minority report. "Sí, lo reconozco, hay influencias en ese instante del filme de Spielberg". ¿Y Bono no metió mano en el proceso? "Tiene fama de controlador, ¿verdad? No es así. Tuve libertad total".

El filme logra en "el público, con la tecnología 3D y el sonido surround 5.1, la sensación de estar en mitad de la banda, en unos momentos, o de ser parte del público, en otros. "Tuve de codirector a Mark Pellington

[Arlington road, La última profecía] en algunas localizaciones, aunque me siento al 100% autora de U23D", comenta la cineasta. Jerry Katzenberg, el director de DreamWorks Animation, aseguró en el estreno de Kung Fu Panda que el 3D era el futuro del cine, que en dibujos animados no había marcha atrás, y que pronto le pasaría lo mismo a los filmes con actores de carne y hueso. "Bueno, no estoy tan segura de eso. En cualquier caso, si ellos son como Microsoft, nosotros seríamos Apple, ¿no? Es decir, molamos. Todo el mundo espera lo máximo de U2 y el filme es una buena muestra de ello".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 2008