Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Ocurrencias

Fernando Savater dice que en este país no hay ideas, sino ocurrencias.

Pues sí. Lo de Francisco Camps en Valencia es una ocurrencia, pero con mala idea. Se le ha ocurrido hacer clases bilingües de la asignatura Educación para la Ciudadanía. Una ocurrencia. Esperanza Aguirre es también ocurrente: las boicotea. La ocurrencia de Camps es más llamativa porque es una estupidez. La de Esperanza transmite al ciudadano que puede tachar una idea y quedarse como estaba.

El día que Esperanza tenga la ocurrencia de boicotear las clases de Religión, a lo mejor estaremos hablando de una idea, y no de una ocurrencia. Pero, claro, hace eso y la crucifican la Cope y sus votantes.

Esta gente dice que lo hace todo por sus votantes. Qué sacrificio. En realidad, a Camps no le gustaría hacerlo, lo hace por sus votantes, para que tengan la conciencia limpia, no contaminada por las ideas totalitarias de los socialistas que mandan en España. Con esa mentira bien adobada explican sus ocurrencias. La asignatura Educación para la Ciudadanía no es un instrumento de adoctrinamiento, no lo es, pero repiten tanto (Camps y Aguirre, por ejemplo) que lo es, que ya la gente ve a Zapatero aprovechándose hasta de los puntos y aparte.

Uno pensaría que Alberto Ruiz-Gallardón disiente de ellos. Pero no. Él piensa lo mismo. Bueno, no sé si lo piensa, lo cierto es que lo dice. Entonces, ¿por qué pensamos siempre que Gallardón no es ni como Esperanza Aguirre ni como Francisco Camps, por ejemplo? ¿Por qué pensamos que es un liberal como los de antes?

Porque nos gusta pensar bien. Porque luego llega don Alberto al plató de Televisión Española a someterse a las preguntas de los ciudadanos y contesta lo que quieren oír los votantes de Camps y de Aguirre. De Educación para la Ciudadanía, de Irak, del aborto... Dijo lo que habrían dicho sus compañeros, y dijo lo mismo que diría Rajoy en sus momentos menos pensados, cuando Rajoy se sube al caballo de las ocurrencias. Incluso cuando pudo estar más suelto de cuerpo, cuando un chico le pidió un cigarrito, el alcalde aprovechó la ocasión para decir que con ellos (con el PP) el chico llegaría antes. Ruiz-Gallardón tiene al lado a grandes del teatro (ahora Esperanza ha adquirido a Boadella); le podrían decir que para actuar de manera distinta de los otros tiene que decir cosas que no dicen los otros. Pero él prefirió las ocurrencias conocidas que las ideas por conocer, y nos dejó a todos preguntándonos: ¿pero él no era el verso suelto? -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de septiembre de 2008