Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
La carrera hacia la Casa Blanca

El candidato republicano no se compromete a ver a Zapatero si gana

El senador responde con evasivas sobre el presidente español en una entrevista

Hasta cuatro veces eludió el candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain, comprometerse a reunirse con el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, si se convierte en el próximo presidente de los Estados Unidos.

"Me reuniría con aquellos líderes que son nuestros amigos y que quieran trabajar con nosotros en una acción cooperativa", respondió McCain, en una entrevista con las emisoras del grupo Unión Radio, del que forma parte la Cadena SER.

"Es lógico que tenga prudencia", alega el jefe del Gobierno

Cuando se le insistió en la cuestión, se limitó a contestar con evasivas. "Le puedo asegurar que estableceré relaciones más estrechas con nuestros amigos y plantaré cara a quienes quieran dañar a los Estados Unidos", dijo una vez. "Me reuniría con cualquier líder que tenga los mismos principios y filosofía que nosotros: derechos humanos, democracia y libertad. Y me enfrentaré a los que no [los tengan]", agregó otra.

Preguntado al respecto, Zapatero restó ayer importancia a la vaguedad de McCain. "Es lógico que tenga la prudencia necesaria, hay un proceso electoral [pendiente]", respondió.

"Es verdad que no he tenido un encuentro formal con el presidente [George W.] Bush", insistió Zapatero, aludiendo a la anomalía que supone la inexistencia de un encuentro al máximo nivel entre ambos gobiernos, "pero [esto] no ha impedido el trabajo que hemos realizado". Y añadió que trabajará con la nueva Administración estadounidense "tenga el color que tenga" y lo hará "con voluntad constructiva y lealtad, como corresponde a países que se tienen por socios".

Estas declaraciones de McCain contrastan con las que hizo a EL PAÍS en abril pasado, cuando dijo que "es el momento de dejar atrás discrepancias con España". Y añadió: "Me gustaría que [el presidente Zapatero] visitara Estados Unidos". En medios diplomáticos se atribuía ayer la actitud del candidato republicano a una confusión, pues la entrevista se centraba en las relaciones con Latinoamérica y la periodista tuvo que recordarle que España es un país europeo cuando insistió en poner como ejemplo a México. En el mejor de los casos evidenciaría su ignorancia respecto a Zapatero.

La celebración de una entrevista entre los dos presidentes es una prioridad de la diplomacia española. Se da por descontado que la cita no tendrá lugar hasta bien avanzado 2009, pues el ganador de las elecciones de noviembre tomará posesión en enero y deberá formar su equipo y atender otros problemas más urgentes que ocuparse de España. Pero se quiere que Zapatero vaya a Washington antes de que, en el primer semestre de 2010, el nuevo inquilino de la Casa Blanca asista en España a la cumbre Unión Europea-EE UU. La semana que viene acudirá Zapatero a Nueva York para la Asamblea General de la ONU, pero lo máximo que se espera es algún contacto del ministro Miguel Ángel Moratinos con su homóloga, Condoleezza Rice.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 2008