Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ciudadanía en inglés se desinfla

Institutos valencianos sortean la orden de Camps de dar clase con traductor

El curso comenzó ayer para cerca de 35.000 alumnos de 2º de ESO en la Comunidad Valenciana con una novedad: por decisión del Ejecutivo que preside Francisco Camps (PP), estrenarán la versión en inglés de Educación para la Ciudadanía. En una resolución publicada ayer, la Generalitat prevé que la asignatura sea impartida por dos profesores, el de Filosofía o Ciencias Sociales y el especialista, que hará las veces de "vehiculador" de los contenidos, es decir, de traductor al inglés.

El examen, no obstante, será "en inglés, en castellano o en valenciano", según la resolución, que así trata de cumplir la suspensión cautelar dictada el 26 de julio por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, que prohíbe que el nivel de inglés hipoteque la nota de Ciudadanía, y descarta la opción que permitía a las familias objetoras de esta materia elegir el temario de sus hijos y evaluarlos con un trabajo.

En la mayoría de centros educativos valencianos, muchos profesores -aunque no lo declaran en público para no enfrentarse a un "expediente disciplinario"- buscan fórmulas para sortear la situación de dar en inglés una asignatura sin tener la competencia suficiente en esta lengua, sabiendo que los niños de 13 años no tienen el nivel comprensivo para seguir y debatir en clase.

Los equipos directivos consultados ayer aseguraban que acatan la orden pero que no la comparten. Las fórmulas para afrontar el caso oscilan entre quienes han decidido dar en castellano y valenciano la materia, sin más, y quienes se proponen cumplir lo decretado por el Gobierno autonómico.

En medio, algunos institutos preparan actividades y materiales complementarios en inglés, pero impartirán la asignatura en valenciano o en castellano. Otros harán entrar al profesor de Ciudadanía y su traductor al aula pero no darán clase y otros se plantean que el profesor dé una semana la clase y, la siguiente, el "traductor" la glose en inglés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de septiembre de 2008