ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 15 de septiembre de 2008
Entrevista:PILAR SÁNCHEZ MUÑOZ | Alcaldesa de Jerez de la Frontera | Mujeres en vanguardia

Nacida para mandar

Tras la amplia mesa de trabajo, repleta de carpetas y adornos, hay una librería en la que apenas se divisan libros. Un puñado de fotos los ocultan.

Rostros sonrientes de personas muy conocidas presiden el despacho rectangular: la reina Sofía, Zapatero, Felipe González, Chaves, Alfonso Perales, Miguel Ríos, Sabina, Víctor y Ana, Arturo Pérez Reverte... Y junto a ellos, Pilar Sánchez Muñoz, una antigua maestra de inglés que hoy gobierna la quinta ciudad más importante de Andalucía, Jerez de la Frontera.

Llegar hasta ese altar del poder y la fama no ha sido fácil.

Ser mujer te pone las cosas más difíciles. Ni siquiera en política hemos superado los obstáculos que nos reserva una sociedad con 2.000 años de machismo.

"Ni siquiera en política hemos superado los 2.000 años de machismo"

"Mi padre me transmitió algunas cualidades militares: rectitud y trabajo"

La alcaldesa de Jerez está convencida de que "las mujeres tenemos que seguir demostrando en política mucho más que los hombres; nos cuesta más trabajo ocupar los espacios públicos". ¿Hay machismo en la política? Afirmativo, concluye. Incluso en su propio partido, el socialista. "No somos una excepción".

Eso sí, Pilar Sánchez reconoce la gran labor que ha hecho el PSOE para combatirlo. "La Ley de Igualdad, con la de Dependencia, pasarán a la historia", concluye. "Por ello, le estoy muy agradecida, como mujer y como ciudadana, a Rodríguez Zapatero".

Algunos de esos resabios machistas los sufrió Pilar Sánchez de su antiguo socio político, Pedro Pacheco. Separada y con dos hijos, la alcaldesa tuvo que soportar que se aireara su vida privada en la plaza pública. "Ese tipo de ataques, que en el fondo son machistas, no deben formar parte de la batalla política", sostiene. "Es mi vida privada, que por cierto llevo con mucho orgullo".

Pero aquellos ataques de Pacheco, -"el último recurso de una persona cuando se es un ser despreciable"- no hicieron mella en esta mujer que se forjó en la disciplina de un hogar encabezado por un teniente de artillería.

De alguna manera, mi padre me transmitió algunas de sus cualidades militares: rectitud, responsabilidad y trabajo.

Nacida casualmente en Ceuta, donde su padre estaba destinado, Pilar Sánchez llegó a Jerez con poco más de cuatro años y aquí sigue. Medio siglo de una biografía intensa. Por cierto: ¿qué siente al formar parte del club de los 50? Ningún mal rollo. Al contrario, "estoy a plena capacidad en todos los sentidos, tengo madurez intelectual, fuerza física y muchísima fortaleza".

Desde que llegó al instituto, Pilar Sánchez demostró esas cualidades. Con solo 16 años, y con Franco vivo, aterriza en el Alvar Núñez. "Me di de bruces con las limitaciones a las libertades y a los derechos públicos". No permanece ajena al movimiento estudiantil antifranquista. "Tengo mis primeros escarceos con el mundo de la política, acudo a manifestaciones, protestamos contra la recién implantada selectividad...".

El virus de la política ya le ha sido inoculado. Se suma a la Platajunta, la plataforma de izquierdas que lucha contra la dictadura. Coquetea con el Partido Comunista, "pero por poco tiempo, no me convencía su metodología interna". Su sitio está más a la izquierda, en los movimientos anarcosindicalistas.

Esa frenética actividad no le impide terminar sus estudios de magisterio; gana plaza por oposición como profesora de inglés; viaja a Inglaterra donde estudia y trabaja cuidando niños. Su primer destino es en una escuela rural de Nueva Jarilla, una pedanía de Jerez. Recibe un aula con 70 alumnos y una vietnamita (multicopista). Además de preparar los apuntes, "la aprovechamos para hacer panfletos".

Apasionada por la educación, sigue estudiando. Se licencia en Psicopedagogía. Gana otra oposición en su nueva especialidad, Orientadora de instituto. Comienzan a caer cargos institucionales, entre ellos el de Delegada de Educación en la provincia de Cádiz.

Me tocó la época de dura de adaptación a la Logse. Con poco dinero. Lo pasamos mal, pero fue un rodaje impresionante.

En cinco años, inauguró 32 centros en la provincia. Su capacidad para resolver problemas no pasó inadvertida. En 1995 le proponen ser la número dos de la lista del PSOE a las elecciones municipales. Lo rechaza. "Prioricé mi formación profesional, mi trabajo, mis dos hijos".

¿Cómo había ido a parar en 1984 esta joven roja a las filas socialistas? A Pilar Sánchez se le ilumina el rostro al contestar con un deje de pasión en sus palabras:

¡Por Felipe González! Fue mi inspiración.

Y se deshace en elogios hacia el líder socialista sevillano: "me pareció que era el gran hombre del siglo XX. Me hizo poner los pies en el suelo..."

Desde entonces, no los ha despegado. Para fortuna para el PSOE. Porque en 2003 acepta ser secretaria general del partido en Jerez y candidata a la alcaldía. Su partido es el más votado. Arrasa con los 24 años de hegemonía pachequista. Recuerda con emoción las primeras llamadas de felicitación, de Chaves, de Alfonso Perales, "mi gran amigo", ya desaparecido. La alcaldía, sin embargo, cae en manos del PP, que se alía con Pacheco. Un matrimonio que termina en divorcio. Llega la hora de Pilar Sánchez, que cohabita mal con el andalucista. Se produce la ruptura, seguida de una espectacular victoria por mayoría absoluta el pasado año...

Ya está instalada en la cúspide del poder en una ciudad en la que la aristocracia del vino se había enseñoreado durante siglos. ¿Cómo fue acogida esta mujer asamblearia, de firmes convicciones socialistas, que se reconoce "muy extremista a veces en mis planteamientos de justicia"?

Hoy Jerez es una ciudad absolutamente distinta- aclara.

Aquella rancia sociedad del vino y el caballo ha perecido. Aquella "fortaleza feudal que mantenía las masas en la servidumbre y la abyección", en palabras de Blasco Ibáñez, ha sido derribada. Entre otros muchos, por mujeres como Pilar Sánchez que lucharon por la libertad y el progreso.

"A mi lado se trabaja mucho"

Lo malo de trabajar con gente que duerme poco, es que se trabaja mucho. Pilar Sánchez Muñoz solo necesita cuatro o cinco horas al día de sueño. El resto, a currar. ¿Pueden seguirla sus colaboradores, no protestan?

- Los respeto, si. Pero todos saben que a mi lado, se trabaja mucho.

Faena tienen. La herencia recibida está envenenada. "He recibido uno de los ayuntamientos mas endeudados de España". Se sabe los números de memoria, porque ella misma se ocupa de la hacienda municipal. Solo con la Seguridad Social había una deuda de 63 millones de euros. Otros 400 millones se debían a proveedores.

El capitulo de personal asusta: la plantilla del Ayuntamiento pasa de 2.700 trabajadores. La alcaldesa pone un ejemplo: Gijón, que es un poco mayor que Jerez, tiene 700. Con los empleados de limpieza y transporte, la cifra sobrepasa los 5.000.

¿Congelar sueldos, como han acordado el presidente Chaves y el líder del PP Javier Arenas? "Nosotros lo hicimos ya. Yo me reduje mi salario un 14%". Se pegaron tijeretazos en gastos no esenciales. Economía de guerra en tiempos de crisis.

Y contra la crisis, trabajo y proyectos. La lista es enorme: acaba de poner en marcha 700 viviendas VPO; Ikea se instala en Jerez; se construye Parque Jerez 21; se amplia el aeropuerto, se proyecta el polo aeronáutico... Y se potencia el turismo. Tanto que para la foto de esta entrevista, la alcaldesa elige un tópico: una bodega. Por tres razones: 1) "El olor del vino, me recuerda mi infancia". 2) "No desaprovecho las ocasiones de promocionar el paisaje arquitectónico de las bodegas, es único". 3) "Mis inquietudes políticas están relacionadas con los libros, entre otros, La bodega, de Blasco Ibáñez y la lucha de los trabajadores por su liberación.

Así, 18 horas al día.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana