ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 13 de septiembre de 2008
Internet

Amigos en Facebook; en la calle, ni verse

Una fiesta para poner cara a los usuarios sólo reunió a 500 de los 6.000 invitados

Quizá los amigos del Facebook no son amigos de verdad, o, tal vez, los códigos de la amistad cambian cuando, en vez del cara a cara, la amistad se establece de ordenador a ordenador. Tres usuarios de esta red organizaron anteayer una fiesta para poner cara a sus cibercolegas en la sala la Riviera de Madrid. Pero pocos se animaron a dar la cara que hay detrás de su nick. De un grupo con 6.000 invitados, tan sólo acudieron unos 500.

La asistencia defraudó a quienes fueron a encontrar a sus 'cibercolegas'

"Yo venía a encontrarme con Ketty, una chica que conocí ayer en el Facebook. Estuvimos hablando desde las once de la noche hasta las cuatro. Por más que miro no la veo", comentaba Raúl decepcionado. En la fiesta había gogós, un violinista, actividades de pintura e incluso un muro para dejar mensajes. "So many lost cybersouls" ["Demasiadas ciberalmas perdidas"], rezaba uno. Otros aprovechaban para promocionar sus webs.

La idea de traspasar la pantalla fue de Arlette Abouchedid, José Manuel Grosso y María Ángeles Pellisa. "Creamos el grupo en abril con la idea de que personas desconocidas comenzaran una relación en Facebook sabiendo que terminarían conociéndose", decía Ángeles agitada. Era la 1.30, y la sala, que parecía pequeña a la hora de organizar la fiesta, se hacía grande por minutos. "Creo que el problema ha sido cobrar 10 euros por la entrada. Lo que tenía que ser un evento especial de los usuarios ha acabado siendo una fiesta normal", criticaba uno de los asistentes. Mirando a la pista nada indicaba que aquello era un encuentro. Pequeños grupos de amigos habían venido "por curiosidad" pero nadie buscaba a nadie.

La idea se infló en Internet, y los usuarios se apasionaron. "En menos de un mes ya éramos más de 2.500 personas". El asunto llegó a tales dimensiones que los tres amigos se dieron cuenta de que tenían que contactar con la empresa Facebook. "No podíamos utilizar la marca sin su permiso", afirma José Manuel Grosso. La compañía se negó a dar respaldo a la iniciativa. "No dejaron claro que no íbamos a recibir ayuda económica y que teníamos que advertir que la fiesta estaba organizada por usuarios del Facebook. Yo lo entiendo. Como no nos conocen no sabían qué tipo de evento íbamos a organizar".

Al ver el número de personas que había en el grupo algunas marcas se propusieron como patrocinadoras. La encargada de marketing de la web de ocio Netro fue una de las que sí asistió. "Descubrimos el evento mirando por Internet y pensamos que era la mejor oportunidad para promocionar la nueva página. Los usuarios de Facebook son jóvenes y maduros en el manejo de Internet. Pensamos que iba a haber más gente, pero está siendo una fiesta rara. Quizá muchos de ellos prefirieron quedarse chateando con otros amigos virtuales".

Una instalación para echar cubos de pintura a una pantalla, anteayer en la fiesta Facebook. / SAMUEL SÁNCHEZ

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana