Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica religiosa en Euskadi

Euskadi vive un repunte de la natalidad que van a padecer las aulas de Infantil y Primaria. Las aulas vascas recibirán a 326.000 alumnos de enseñanzas no universitarias, de los que alrededor del 51% estudiará en la red concertada. El reparto de los 20.000 alumnos inmigrantes es muy desigual: el 70% va a la red pública y el 30% a la concertada.

La Consejería de Educación ha decidido suprimir la asignatura alternativa a la religión, con lo que los alumnos que decidan no dar la materia religiosa tendrán directamente menos horas de clase. La decisión ha soliviantado a la Iglesia vasca, que incluso ha recurrido al lehendakari Juan José Ibarretxe para impedir esta medida, ya que ve en ella una más que posible fuga de alumnos. En cuanto a Educación para la Ciudadanía, se introduce en el segundo curso de Secundaria y no se contemplan alternativas para los objetores.

La reforma de los tres modelos lingüísticos (castellano, euskera y bilingüe) para potenciar el euskera en detrimento del castellano sobrevolará el curso, pero la falta de apoyos impide, de momento, a Eusko Alkartasuna (partido que dirige el Departamento de Educación) darle salida. Con las elecciones autonómicas muy próximas, este cambio de modelo educativo tendrá que esperar un tiempo.

El caso es que, por una parte, el currículo de la educación obligatoria apremia a que el euskera sea la lengua principal, pero en la práctica carece de la base legal (la reforma de los modelos) para ponerlo en marcha. Una contradicción con la que deberá convivir el sistema educativo por lo menos este curso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de septiembre de 2008