Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo decidirá en tres meses sobre Ciudadanía

El curso comenzará sin que se sepa qué va a pasar con los chavales cuyos padres no quieran que estudien Educación para la Ciudadanía. En última instancia, será el Tribunal Supremo quien deberá aclarar la situación, ante las sentencias dispares al respecto de varias salas autonómicas. Pero el presidente de la Sala de lo Contencioso del Supremo, Ramón Trillo Torres, afirmó ayer que no será posible un pronunciamiento antes de la próxima semana, y que lo razonable sería que la sentencia esté antes de las navidades.

Preguntado por la eventualidad de abocar la decisión al Pleno de la Sala, integrado por una treintena de magistrados, Trillo indicó que "es una posibilidad", pero que aún tiene que madurar la decisión. La Sala de lo Contencioso Administrativo del Supremo tiene pendiente de resolver varios recursos contra decisiones de algunos tribunales superiores, como los de Andalucía y La Rioja, que reconocieron el derecho a la objeción de conciencia respecto de la polémica asignatura. El de Asturias se ha pronunciado en contra.

La decisión del Supremo es fundamental para evitar la disparidad de sentencias. Ayer mismo, un juzgado de Albacete permitió de forma cautelar que seis alumnos no asistan a clase de Ciudadanía. Es el primer auto judicial favorable a los objetores en Castilla-La Mancha, aunque el Gobierno autónomo recurrirá la sentencia.

La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, exigió ayer a Esperanza Aguirre que "cumpla la ley", ante el anuncio de la presidenta de Madrid de permitir a los alumnos que sustituyan las clases de Ciudadanía por trabajos académicos o voluntariado, una propuesta que ya tumbaron los tribunales en la Comunidad Valenciana.

El PP aúna criterios

El Partido Popular, en su primera reunión tras las vacaciones, planteó reunificar las propuestas de las distintas comunidades donde gobiernan sobre Educación para la Ciudadanía, dijo la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. El líder popular, Mariano Rajoy, se manifestó de nuevo en contra de la asignatura: "Ésa es la posición de la inmensa mayoría de mi partido y de la inmensa mayoría de los tribunales", dijo. Los populares opinan, con los obispos, que esta materia servirá para el "adoctrinamiento" de los niños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de septiembre de 2008