Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate de la financiación autonómica

Solbes se enroca en su rechazo al modelo de financiación de Cataluña

El ministro defenderá hoy un reparto que garantice fondos para todos los servicios

El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, defenderá hoy sin fisuras en el Congreso la propuesta de financiación autonómica que presentó a los gobiernos autonómicos en julio. Solbes mantendrá su rechazo a la principal reivindicación de los partidos catalanes -la de que los fondos para compensar la desigualdad de ingresos entre comunidades se limiten a sanidad, educación y servicios sociales- e insistirá en "garantizar la igualdad de servicios públicos fundamentales" para todas las comunidades.

El vicepresidente no ofrecerá cambios sobre la propuesta que avanzó en julio

Solbes, protagonista del debate extraordinario sobre financiación convocado a petición de la oposición en pleno, tampoco ha hecho modificaciones en otra parte de su propuesta: aumentar la participación de las comunidades autónomas en los impuestos: del 33% actual al 50% en el IRPF; del 35% al 50% en el IVA y del 40% al 58% en los impuestos especiales (tabaco, alcohol, carburantes).

El ministro defenderá su propuesta de julio como "buen punto de partida" para la negociación, e insistirá en la solidaridad interterritorial, la posibilidad de revisar las variables en función de cambios como el aumento la población y el compromiso de recursos adicionales para todas las comunidades, siempre y cuando haya dinero.

Solbes tratará de relativizar la situación conflictiva en que se encuentra el debate sobre la financiación argumentando que son más las coincidencias entre las propuestas de las comunidades autónomas que sus diferencias. Empezando por la propia necesidad de revisar el modelo vigente, pactado con las autonomías en la etapa de gobierno de José María Aznar.

También defenderá Solbes que el Ejecutivo ha cumplido la legalidad marcada por la Constitución y los Estatutos, tanto en los plazos de presentación de su propuesta -el 9 de agosto- como en su contenido. Lo hará durante una sesión parlamentaria a la que ha tenido que ir a la fuerza -especialmente por la presión de los partidos catalanes- y que, según insisten los socialistas, no tiene precedentes en los procedimientos fijados en la negociación de la financiación autonómica.

Fuentes socialistas recordaban ayer que el Gobierno nunca ha negociado la financiación autonómica desde el Parlamento, al tratarse de un asunto entre el Gobierno central y los autonómicos, que no tienen representación en el Congreso.

En esas condiciones, Solbes reserva sus iniciativas para la segunda ronda de negociación con los gobiernos autonómicos y para el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que reúne al Ejecutivo central y a las comunidades. Esos, señala el PSOE, son los cauces establecidos para modificar la financiación autonómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de agosto de 2008