Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El padre de la supuestamente secuestrada dice que está a salvo en Tinduf

Bachir Mostar, el padre de la joven saharaui de 20 años cuyo novio sostiene que ha sido obligada por su familia a marcharse a un campamento de Tinduf, negó ayer esta acusación. Según afirmó el progenitor, Mimouna, que residía en la provincia de Córdoba desde 1999, se encuentra "sana y salva con su hermano y su madre" en un campo de Argelia. Mostar dijo que su hija se fue voluntariamente y acusó al novio de "estar manchando la imagen de la familia".

Este extraño suceso está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción 3 de Lucena (Córdoba), que ya ha interrogado al padre de la joven. El novio, Pablo Miranda, denunció la desaparición de Mimouna, de la que no tiene noticias desde el 9 de agosto.

Los chicos llevaban juntos un año y medio y, desde el verano pasado, la joven solía pasar los fines de semana en la casa de los padres de su novio en Encinas Reales. Durante la semana, Mimouna trabajaba cuidando a una anciana en Córdoba capital. Según señaló Miranda, la familia de ella no aprobaba su relación.

El abogado de Miranda, José Antonio Serrano, relató como la joven se marchó dejando atrás todas su pertenencias, ropas e, incluso, la tarjeta de crédito y la cartilla. No se despidió ni de su novio ni de la señora para la que trabajaba en Córdoba capital. "No entendemos que se haya marchado de forma voluntaria". Serrano sostuvo que todo este asunto responde a un "un plan ideado por la familia de la desaparecida". Miranda teme que la familia de la chica pretenda casarla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de agosto de 2008