Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tercera víctima de violencia machista en sólo 24 horas

Una ecuatoriana, tiroteada en un pueblo de Valencia

Blanca Olíva Y. A., de 42 años, de origen ecuatoriano pero nacionalizada española, murió de varios disparos de escopeta el lunes por la tarde en Ontinyent (Valencia). Su pareja, Mauricio Á. D., de 38 años, con el que llevaba diez de relación, fue quien apretó el gatillo. La víctima había contado a algún amigo que él estaba obsesionado con los celos. Y el hijo de ambos, de ocho años, que encontró los cadáveres, reveló a los psicólogos que le atendieron, que su padre pegaba a veces a su madre. El asesino se quitó la vida de un disparo con la misma arma en el mismo sitio.

Este crimen se suma a la lista negra de este mes de agosto y eleva a 48 las víctimas de violencia machista en lo que va de año, a falta de confirmar cinco casos, Con la muerte de Blanca, son tres las mujeres asesinadas en sólo 24 horas. Una juez de Vigo decretó ayer el ingreso en prisión de Manuel D. D. S., presunto autor de la muerte el pasado domingo de su ex novia, Aélica Dacosta, de origen brasileño. En Tenerife, al cierre de esta edición, prosigue la búsqueda del ex compañero sentimental de K. Z., asesinada el pasado lunes.

El hijo de Blanca y Mauricio jugaba en el jardín con otros niños cuando oyó los disparos y entró a casa para descubrir los cuerpos sin vida de sus padres. "¡Mi papá y mi mamá están muertos!", gritaba corriendo hacia las casas vecinas. El niño ha contado que su padre pegaba a veces a su madre, que discutían. Algo que desconocían los clientes habituales del bar que regentaban, el Checho2, en la avenida de Albaida de Ontinyent, y los amigos y vecinos de la pareja. Jesús Burguera, vecino de la cafetería, explicó ayer que "ella siempre estaba trabajando, parece increíble que algo así haya sucedido". Marco Ruiz almorzaba en el bar de los fallecidos todos los días. "Para mí es una sorpresa, eran una pareja encantadora, muy amables". Javier Úbeda, repartidor de pan y amigo personal de la familia, contó: "He venido hasta el bar para comprobarlo, no lo asimilo". Según él, Blanca le había contado que Mauricio "pensaba que estaba con otro y le cogía el móvil para comprobar las llamadas". Blanca tenía otros dos hijos de una relación anterior: una chica de 21 años, que solía estar en la cafetería, y un hijo de 19, militar. Por decisión judicial, la Generalitat se ha hecho cargo de la tutela del menor, y es previsible que una tía del niño se encargue de cuidarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de agosto de 2008